La prevalencia de los problemas de comprensión lectora

Aparentemente la pregunta es sencilla ¿qué proporción de alumnos tiene dificultades de comprensión lectora? Pero en cuanto empezamos a pensar sobre ella la cosa se complica porque descubrimos que tener malos resultados en comprensión lectora no es lo mismo que tener dificultades de comprensión. Cualquiera, yo mismo por no buscar ejemplos raros tengo poca comprensión de lo que leo cuando leo en idiomas que no domino, como el alemán, cuando leo textos avanzados de temas sobre los que tengo pocos conocimientos o cuando intento leer sin gafas.

Normalmente no diríamos que una persona que rinde mal en esos tres casos carece de la capacidad de comprender. Pero empecemos por lo más sencillo, el porcentaje de alumnado que rinde mal en pruebas de comprensión lectora. En PISA 2012, el alumnado de 16 años por debajo del nivel 2 de lectura (que se considera el nivel básico) era:

  • En España: el 18%.
  • En Chile: el 33%.
  • En México: el 42%.

En PIRLS 2011, que evaluó a alumnado de 4º de primaria, obtuvieron un nivel muy bajo de rendimiento en lectura:

  • En España: el 6%.
  • En Colombia: el 28%.

Von Anker bis Zünd

Detallando más

Comento ahora un estudio realizado por investigadores de la Universidad de La Laguna, titulado Problemas de Comprensión en el Alumnado de Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria: un Estudio de Prevalencia en Español.

En este estudio se evaluó a alumnado de Canarias (1991 participantes), desde 2º de primaria hasta 4º de ESO, localizando a los que rendían mal en comprensión lectora y distinguiendo a los que presentaban baja capacidad intelectual, dificultades de descodificación, alumnado absentista y alumnado inmigrante, para poder identificar un grupos de alumnos que con dificultades específicas de comprensión, no asociadas a ninguna de las causas que se acaban de exponer.

El 20,2% del alumnado obtuvo puntuaciones bajas en las pruebas de comprensión lectora, considerando como bajos los resultados por debajo del percentil 25 (hay que tener en cuenta que se espera que el 25% de la población esté por debajo del percentil 25).  En este alumnado con bajo rendimiento en comprensión se distinguieron los siguientes grupos:

  • Mala comprensión, sin otros factores asociados: 6,7%.
  • Mala comprensión con mala descodificación: 6,2%.
  • Mala comprensión con bajo CI: 3,6%.
  • Mala comprensión con absentismo: 0,3%.
  • Mala comprensión en alumnado inmigrante: 3,5%.

Además, se localizó a un 5.4% del alumnado que tenía un perfil de mala descodificación sin problemas de comprensión lectora y todos los alumnos con bajo CI rindieron mal en las pruebas de comprensión.

Los pobres comprendedores

Aunque no me gusta mucho, este es el nombre que reciben los que presentan mala comprensión sin otros factores (descodificación, bajo CI, absentismo escolar o pertenencia a grupos sociales minoritarios). Los autores de este trabajo consideran que los pobres comprendedores presentan una dificultad específica en comprensión lectora.

La posible existencia de dificultades específicas de la comprensión lectora (trastorno de la comprensión lectora) es un asunto muy debatido sobre el que ya he escrito anteriormente. La postura más sólida, por el momento, es considerar que no existe esa dificultad específica, sino que los problemas de comprensión lectora se producen por dificultades en la descodificación o por un bajo nivel de comprensión del lenguaje oral.

El estudio realizado en Canarias que he estado comentando no evaluaba la comprensión del lenguaje oral (la prueba de CI era para evaluar la inteligencia no verbal) de modo que no se puede saber si los alumnos con baja comprensión sin problemas en otras factores tenían, en realidad, problemas en la comprensión del lenguaje oral.

Lo que sí que proporciona este estudio es un dato incompatible con la postura mejor fundamentada. Se trata del 5,4% de alumnado con problemas de descodificación pero con resultados normales en comprensión lectora. El artículo presenta los resultados muy resumidos, así que poco más puedo decir sobre esto. Sin embargo, intuyo una posible explicación que consiste en tener en cuenta cómo se evalúa la comprensión. Si los alumnos pueden consultar el texto y disponen de tiempo suficiente para hacer la prueba de comprensión es posible aplicar estrategias que compensen las dificultades de descodificación.

 

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Competencias básicas, Evaluaciones internacionales, Modelos de comprensión

2 Respuestas a “La prevalencia de los problemas de comprensión lectora

  1. kepacasalector

    Gracias, Juan, por traernos esta reflexión tan oportuna y necesaria. Me sorprende que hayas sido capaz de realizarla… con estos calores. Mientras la mayoría de los mortales hispanos anda buscando una sombra, una caña y un ventilador, es de agradecer que haya expertos de guardia como tú que son capaces de crear conocimiento incluso en las condiciones más adversas.

    En cuanto a los argumentos y datos que ofreces, subrayo tu primera idea: “tener malos resultados en comprensión lectora no es lo mismo que tener dificultades de comprensión”. Y lo hago porque aunque alguno considere una obviedad esta afirmación, en el fondo lo que sucede es que nos falta profundidad a la hora de analizar los problemas de comprensión lectora; y para disimular nuestras deficiencias formativas y conceptuales tendemos a simplificar: “el que `suspende´ en exámenes de CL es porque tiene serias dificultades de comprensión”.

    Y no, no siempre y me atrevería a decir que casi siempre no. Se trabaja y evalúa de un modo tan inadecuado la CL que no me extraña que nuestros estudiantes obtengan resultados desastrosos en esta faceta de la lectura. Y doy un paso más y pongo la mano en el fuego: pásense las pruebas que aparentemente evalúan la CL a los futuros docentes y a los que ya están en ejercicio y se obtendrán resultados muy similarmente deficientes.

    En cuanto a la definición de un perfil de dificultades de comprensión lectora, dices que mayoritariamente se considera que “los problemas de comprensión lectora se producen por dificultades en la descodificación o por un bajo nivel de comprensión del lenguaje oral”. ¿Solo problemas de decodificación y lenguaje oral? No estoy de acuerdo, el abanico es más amplio y tiene que ver con la semántica, con déficits sensitivos, con el autocontrol y el estrés, con problemas emocionales… Y se puede decodificar bien y comprender mal y comprender la información oral y no la escrita…

    Eso sí, coincido contigo en que la forma en que se evalúa la CL puede ser la que distorsiona parte de los resultados obtenidos.

    Y te pido un favor, Juan: tú que eres un tipo listo -¡incluso en verano!-, mira a ver si te ocurre un modo menos `bruto´ de denominar a los `malos comprendedores´, ¡suena tan insultante!

    • Hola Kepa:
      A mí también me gusta lo de la sombra, la caña, el ventilador o la piscina, pero el día tiene muchas horas y se pueden hacer varias cosas. Gracias por este comentario tan enriquecedor, que amplía la perspectiva de lo que he escrito:
      · Tenemos la manía de considerar que la “mala comprensión” es cosa de los niños o los alumnos pero, tal como sugieres, los profesores y los adultos en general también leemos y también cometemos errores, hacemos malas interpretaciones, evitamos los textos que se nos hacen difíciles… La diferencia es que a nosotros no nos suelen examinar.
      · Sobre las causas de los problemas de comprensión, la combinación de descodificación y comprensión del lenguaje explican una parte considerable de los resultados en pruebas de comprensión, a ojo entre el 40% y el 80% así que es lógico pensar que hay otras cosas que influyen en la comprensión lectora, pero curiosamente aún no podemos asegurar cuáles son. Las que propones tú son muy razonables. Según lo que sé la semántica tiene un papel en la comprensión lectora, pero lo desarrolla a través de la comprensión del lenguaje, de la misma manera que los déficits sensoriales afectan a la descodificación (los problemas auditivos también a la comprensión del lenguaje). Los factores “cálidos” como el estado emocional, la motivación – interés o el autocontrol – voluntad han sido muy poco estudiados. Este año he estado trabajando en un modelo de comprensión lectora que los incluye como una influencia independiente de la descodificación y la comprensión del lenguaje, pero una cosa es proponerlo y otra obtener datos que confirmen que es así. Esa será una tarea para los próximos años.
      · Cualquier denominación que incluya el término “malo” nos hace pensar en cuestiones morales, a “pobres comprendedores” le encuentro un matiz de conmiseración inadecuado… Por ahora no se me ocurre nada útil. Si lo pienso un poco, hasta ahora he solido hablar de alumnos o gente que ha tenido resultados bajos en pruebas de comprensión. Sé que es muy inespecífico, pero también es muy real. Muchísimas veces es todo lo que sabemos y no tenemos ni idea de por qué han tenido esos resultados bajos. Como decía, he estado trabajando en un modelo que tal vez ayude a explicar las cosas, pero sobre todo espero que ayude a mejorarlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s