Archivo de la etiqueta: Motivación

Plan de fomento de la lectura 2017-2020

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España ha presentado su plan de lectura 2017-2020 y es una buena oportunidad para realizar un breve análisis, especialmente, de la línea dedicada a educación. Hay que tener en cuenta que el plan no se centra en el sistema escolar, sino que abarca también otros ámbitos como bibliotecas o el sector editorial.

El lema

El primer plan nacional de lectura, que se presentó en 2001 tenía como lema “leer te da más”, en la edición de 2005, el lema era “si tú lees ell@s leen” (curiosamente, con esa arroba, que no tenemos muy claro cómo se lee). La edición actual presenta un lema que tiene una versión redactada: “leer te da vidas extra” y otras más icónicas, como la que aparece en el cartel de la parte superior izquierda de la foto.

Desarrollo de las competencias lectoras

El plan tiene cinco principios rectores y el segundo es el desarrollo de las competencias o habilidades lectoras. También nos resulta interesante el primer principio, sobre la lectura como ejercicio activo, que se enuncia así:

En ocasiones, la lectura se ha concebido de una manera restrictiva, retratándola como una actividad de carácter pasivo, reducida a la mera recepción de información, sin otra finalidad que colmar nuestro tiempo de ocio. El presente Plan, por el contrario, parte de la convicción de que el placer de la lectura no está reñido con el potencial de transformación que esconden los libros. Dicho con otras palabras, pretende subrayar la naturaleza activa de la lectura a la hora de transformar la información en conocimiento.

Evaluación

Al parecer, desde 2007, la ley establece que los planes de lectura deben contener las medidas de evaluación y seguimiento que permitan valorar los logros alcanzados e introducir mejoras. Una referencia para este plan es la encuesta de hábitos y prácticas culturales en España. Sin embargo, en la encuesta se pregunta por los hábitos lectores de los mayores de 15 años, así que el plan ha preferido contar con otros indicadores como el número de medidas puestas en marcha, el número de entidades implicadas o el presupuesto.

Difícilmente se podrá tener información sobre si se está creando un hábito lector entre el alumnado o si se está desarrollando la competencia lectora con este tipo de mediciones.

El plan

El plan tiene seis áreas que son:

  1. Promoción de la lectura
  2. Educación y formación
  3. Bibliotecas
  4. Sector del libro
  5. Propiedad intelectual
  6. Estadísticas y estudios.

Cada una de estas áreas se desarrolla en distintos puntos.

La promoción de la lectura

Además de una promoción general de la lectura, uno de los puntos de esta área es la campaña de promoción de la lectura entre la población infantil y juvenil. Este punto propone acciones de promoción de la lectura fuera de los centros escolares, proyectos de colaboración con entidades especializadas, elaboración de materiales y recursos para familias y mediadores y acciones de fomento de la lectura en entornos digitales frecuentados por jóvenes.

Educación y formación

Uno de los puntos del plan que más se ha mencionado en los medios de comunicación es el establecimiento de una hora de lectura diaria en los centros educativos. En realidad el plan establece que esto ser realizará en los centros que se encuentran en el territorio gestionado por el Ministerio de Educación, es decir, en Ceuta y Melilla. Es cierto que la normativa que establece el ministerio suele ser tomada como modelo por las comunidades autónomas.

Por otra parte, la propuesta, heredera de los programas de lectura extensiva anglosajones, será realizada en horario no lectivo, pero no detalla quién la supervisará o qué carácter tendrá (¿voluntaria?, ¿lectura libre?, ¿lectura guiada?)

Otras medidas que apunta el plan son:

  • Desarrollo de la normativa básica sobre lectura.
  • Organización de jornadas y cursos para docentes.
  • Elaboración de recursos y materiales didácticos para docentes.
  • Difusión de buenas prácticas (sobre bibliotecas escolares).
  • Mejora de las bibliotecas escolares.
  • Convocatoria de proyectos de buenas prácticas, premios y concursos (sobre el fomento de la lectura en centros escolares).
  • Puesta en marcha de proyectos de iniciación precoz a la lectura (¿?).
  • Programas de prevención y detección de dificultades de aprendizaje de la lectura.
  • Creación y difusión de recursos didácticos para mejorar la comprensión lectora.
  • Otras acciones de fomento de la lectura.

El plan está abierto a sugerencias, que se pueden realizar a través de un formulario online. Finalmente, la web del plan ofrece una página de recursos con numerosos enlaces a sitios de interés para lectores, familias, bibliotecas o docentes. Entre esos recursos no se encuentra este blog.

¿Y dónde está el plan?

Mientras preparaba la entrada creía que la web que estaba consultando era un resumen o presentación del plan, breve y ágil de leer y que después tendría que enfrentarme a un documento más extenso y técnico que estaría en el enlace “descarga el plan“. Mi sorpresa ha sido que este documento, de 64 páginas, contiene básicamente la información que aparece en la web. Quizá algo más, como la especificación de los encargados de las acciones, pero ¿recursos, plazos, metas, relación entre medidas y criterios de evaluación?

Valoración

El plan de fomento de la lectura es básicamente una colección poco articulada de propuestas o una exposición de buenas intenciones. Seguramente, muchas de ellas saldrán adelante porque son actuaciones que ya se están realizando en la actualidad. De hecho, el plan habla de seis medidas nuevas. En el ámbito educativo la única novedad es la propuesta de una hora diaria de lectura en horario no lectivo, en principio, restringida a Ceuta y Melilla, pero con la intención de extenderla a otras comunidades.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Curiosidades

¿Será peligrosa la lectura fácil?

Hace unos  días, en mis clases del MIEP, tuvimos una sesión sobre lectura fácil a la que acudieron Marcela Vega, de la empresa Calícrates y Begoña Echeverría del Club de Lectura Fácil de Pamplona. Tras situar la lectura fácil dentro de la corriente del diseño universal nos presentaron algunos de sus trabajos, especialmente la actividad del Club de Lectura Fácil de Pamplona.

Para algunos de los alumnos, aquello era su primer contacto con este concepto y entre las dudas y cuestiones que surgieron hubo una que se repitió en varias ocasiones a lo largo de la tarde. Más o menos, podría formularse así: “si ofrecemos a los alumnos materiales de lectura fácil, es posible que se acostumbren y no hagan el esfuerzo necesario para leer los textos originales”.

Lo habitual en este blog sería ofrecer datos acerca de esta cuestión. Pero no va a ser así, ya que entramos en un campo en el que no hay investigación, así que esta entrada será de opinión.

Delos sos oios tan fuerte mientre lorando

Tornaua la cabeça y estaua los catando; vio puertas abiertas y uços sin cannados, alcandaras uazias sin pielles y sin mantos.

Esto que aparece aquí es el comienzo del Cantar de Mío Cid, algo arreglado, porque el texto original emplea letras que actualmente no se utilizan en el español. Muchos hemos leído textos de este tipo en el colegio, en versiones modernizadas: “de los sus ojos tan fuertemente llorando, tornaba la cabeza y estábalos catando. Vio puertas abiertas y postigos sin candados, alcándaras vacías, sin pieles y sin mantos”.

También existen versiones adaptadas en las que, además de modernizar el vocabulario, se simplifica la expresión y se resume el contenido. Estas versiones adaptadas son criticadas por algunas personas, pero podríamos ponernos de acuerdo en que al que le guste una versión adaptada puede interesarse por la original, mientras que si hay alumnos que no comprenden o no disfrutan con el texto adaptado, difícilmente lo harían con el original.

Tener claro el objetivo

En la escuela se puede leer con distintos objetivos. Tres posibilidades serían: aprender contenidos, mejorar la habilidad de lectura, crear interés por la lectura.

Si el objetivo es aprender contenidos, lo más razonable es que estén expuestos con la mayor claridad posible y que las complicaciones del texto no sean un obstáculo para su aprendizaje.

Si pretendemos mejorar la habilidad de lectura enseñando o practicando la construcción de inferencias, la síntesis, la metacognición u otras estrategias, el texto debería tener cierta complejidad, de modo que permita la práctica de esas estrategias, aunque, si resulta incomprensible para los alumnos, no se podrá alcanzar el objetivo de mejorar la habilidad lectora.

En tercer lugar, si tratamos de crear interés por la lectura, habrá que ofrecer textos que sean relevantes, atractivos, que se presenten adecuadamente, que los alumnos puedan comentar entre ellos. En este caso, la variedad y la posibilidad de elegir hacen que los alumnos puedan ir encontrando los textos que les gustan.

Una vez que somos conscientes de que se trabajan distintos objetivos, podemos pensar que la lectura fácil no es el material más adecuado para que un lector hábil practique estrategias avanzadas de comprensión, pero puede servir para que los lectores con más dificultades practiquen las estrategias básicas y, sobre todo, para que puedan aprender los contenidos escolares. Sobre esto, espero tener dentro de poco los primeros resultados de una investigación en la que comparamos lo que los alumnos recuerdan tras la lectura de un texto extraído de un libro de escolar o de su versión en lectura fácil.

Respecto a las posibilidades de elegir el material, puede existir el recelo de que los alumnos buscarán siempre lo más sencillo para tratar de acabar sus actividades lo más rápidamente posible. Nuevamente, habría que distinguir cuál es el objetivo de lectura. Por ejemplo, si se trata de informarse o de aprender, el material será adecuado según si contiene o no la información necesaria. Por ejemplo, los materiales didácticos de lectura fácil que hemos elaborado en el MIEP siempre tenían más información que la que se exigía en el currículo. El objetivo es leer o entretenerse con la lectura, cualquier material de lectura que le guste al alumno será adecuado.

Hay otros objetivos en los que la lectura fácil puede ser inadecuada, como practicar estrategias de comprensión para dar el significado adecuado a expresiones ambiguas, inferir el significado de palabras poco frecuentes o familiarizarse con estructuras sintácticas complejas. Otro ejemplo sería conocer el original de una obra literaria.

 

8 comentarios

Archivado bajo Curiosidades, Encuentros, Lectura fácil

Lectura y familia

Pongo el texto de la ponencia que hice en el III Symposium Lectoesc, el curso pasado en Bilbao. Se trata de una revisión sobre el papel de la familia en el desarrollo de la lectura, la comprensión y el interés por leer. No contiene nada rompedor o espectacular, pero documenta bien cómo los consejos que habitualmente se suelen dar a las familias (leer con los hijos, comprarles libros, llevarles a la biblioteca, leer en casa, etc.) tienen un buen fundamento.

Lectoesc banner

También puede descargarse aquí o aquí.

4 comentarios

Archivado bajo Encuentros, Formación, Métodos de mejora

Escala de autoeficacia en la lectura

Estoy planteándome abrir en el blog una sección de herramientas para valorar cuestiones relacionadas con la lectura pero que no sean exactamente comprensión lectora. El caso es que hasta ahora no acierto con una forma breve y clara de nombrar eso que quiero incluir, pero sí tengo cierta idea de cuál puede ser el contenido. Por ejemplo, allí iría incluida esta escala de Raquel Fidalgo y Olga Arias (Universidad de León) sobre la autoeficacia de la lectura.

La autoeficacia es un componente de la motivación, algo así como la opinión que una persona tiene sobre su capacidad para realizar una tarea y para conseguir mejoras en ella. Normalmente una autoeficacia positiva indica que la persona tendrá más interés, se esforzará más y durante más tiempo en la realización de una tarea, en este caso la lectura, y también que evitará mejor los efectos negativos (estrés, depresión) que pueden producir las dificultades.

Ahora lanzo una advertencia al lector que simplemente busque descargarse la escala con sus instrucciones, sus criterios de corrección y sus baremos para poder imprimirla y aplicarla: no voy a ofrecer ese material, ni siquiera sé si existe. Lo que sí que incluiré es el enlace y comentario a un par de artículos en los que se puede encontrar la información necesaria para que el lector laborioso y con el suficiente interés se construya su escala.

Dónde

La información que se necesita se puede encontrar en dos artículos:

También se necesita uno de los textos del Test de Estrategias de Comprensión, o algún otro de género, extensión y dificultad similares. Por 26€ uno tiene el material para aplicar la escala, y un test estandarizado de comprensión.

Para quién

Los estudios se han realizado con alumnado de 5º y 6º de Primaria y de 1º y 2º de la ESO. Fidalgo y Arias-Gundín (2012) ofrecen la media y la desviación típica calculadas con más de 100 alumnos de cada uno de esos cursos.

Con qué

La escala tienen los siguientes items:

  1. Puedo establecer relaciones entre las ideas principales del texto.
  2. Puedo conocer el significado de las palabras del texto.
  3. Puedo adquirir conocimientos de este texto que luego pueda aplicar en otras situaciones, lecturas, tareas.
  4. Puedo comprender las oraciones del texto.
  5. Puedo reconocer la idea principal entre las oraciones de un párrafo.
  6. Puedo pronunciar correctamente todas las palabras del texto.
  7. Puedo reconocer la finalidad principal del texto.
  8. Puedo hacer un resumen que recoja las ideas principales del texto.
  9. Puedo establecer relaciones entre las ideas principales del texto y mis conocimientos previos sobre el tema.
  10. Puedo leer de modo fluido, sin trabarme en la lectura.
  11. Puedo responder correctamente diferentes preguntas del contenido del texto.
  12. Puedo reconocer las diferentes partes del texto.
  13. Puedo leer rápidamente sin que esto disminuya mi comprensión del texto.
  14. Puedo detenerme durante la lectura del texto y recordar lo más importante sin necesidad de leerlo nuevamente.
  15. Puedo aprender nuevos conocimientos que me sean útiles para el futuro.

Estos items se distribuyen en tres grupos que son: autoeficacia en los procesos de decodificación y fluidez (2, 6, 10, 13), autoeficacia en los procesos y factores implicados en la formación del texto base (1, 4, 5, 7, 8, 11, 14), y autoeficacia en la formación del modelo de situación (3, 9, 15).

Charlotte Weeks: Una niña leyendo

Los alumnos puntuaban cada ítem de 0 (estoy muy seguro de no poder hacerlo) a 100 (estoy muy seguro de poder hacerlo), y se trata de un cuestionario dependiente de una tarea, que era la lectura y resumen de uno de los textos del test TEC (textos expositivos sobre ciencias naturales o sociales).

El análisis psicométrico de la escala se puede encontrar en Fidalgo, Arias-Gundín y Olivares (2013).

Cómo

Según el procedimiento que describien los artículos, se explica a los alumnos que deben leer el texto y realizar un resumen de una página como máximo, enfatizando que el resumen no consiste en copiar literalmente el contenido del texto, sino que debe recoger las ideas principales o más importates. Antes de comenzar la tarea, contestan al cuestionario.

De los resultados del cuestionario se obtiene la media de los resultados del cuestionario, y de cada una de las tres subescalas, y esos son los resultados que se pueden comparar con las medias y desviaciones típicas de Fidalgo y Arias-Gundín (2012).

2 comentarios

Archivado bajo Herramientas para evaluación / investigación