Tag Archives: Gardner

Dudas sobre las inteligencias múltiples como método pedagógico

27 Nov

Hay un famoso psicólogo americano que se ha mantenido muy cauto, incluso escéptico, acerca de la aplicación educativa de las inteligencias múltiples. Se trata de Howard Gardner, el padre de la teoría de las inteligencias múltiples. En sus propias palabras:

…Hay muchas evidencias de que las escuelas influidas por la teoría de las inteligencias múltiples son eficaces. Existe una legión de testimonios de directores, padres, alumnos y profesores satisfechos. Y en muchas de las clases y colegios afirman que es más probable que los alumnos acudan a clase, les guste la clase, completen la escolaridad y obtengan buenos resultados en las pruebas.

Pero hay un problema con estas evidencias. Están basadas casi exclusivamente en auto-informes. No podemos esperar que las personas a las que no les gusta la teoría de las inteligencias múltiples dediquen mucho tiempo a señalar sus debilidades. Sí podemos esperar que las personas a las que les gusta nos relaten sus efectos positivos. Incluso si esos testimonios son validados independientemente no podríamos estar seguros de qué efectos son debidos a la teoría de las inteligencias múltiples. Los colegios son instituciones increiblemente complicadas, situadas en entornos increiblemente complejos. Cuando los números o los resultados suben o bajan es fácil atribuir estas subidas o descensos al héroe o al villano favorito de cada uno. Pero en la ausencia de investigaciones controladas, casi imposibles de realizar fuera de los entornos médicos, simplemente no se puede probar que fueron las inteligencias múltiples las que hicieron la jugada.

Continúa el doctor Gardner hablando sobre su reticencia hacia el uso de las inteligencias múltiples en los colegios, y señala una interesante fuente de datos que podría cambiar esa situación: el proyecto SUMIT, que se desarrolló a finales de los años 90.

Últimamente he asistitido a dos multitudinarios seminarios sobre la aplicación escolar de las inteligencias múltiples en los que no se ha ofrecido ningún dato sobre su eficacia y quiero empezar a ver lo que hay, especialmente en lo referido a comprensión lectora, que es el tema del blog.

Las inteligencias múltiples en educación

El modelo, en una explicación muy reducida, indica que las personas tienen distintas inteligencias, con bastante independencia entre ellas. Esta teoría de la inteligencia humana coexiste con otros modelos, pero es en el terreno de la educación donde tiene éxito, quizá por lo fácil de comprender que resulta. Al pasar al terreno educativo se resaltan o se añaden a la teoría una serie de postulados:

  1. Cada persona suele destacar en una o dos inteligencias.
  2. Todas las inteligencias son modificables con la práctica.
  3. Es recomendable que los profesores de cualquier área contribuyan a desarrollar todas las inteligencias.
  4. Los aprendizajes que resultan difíciles para un alumno se pueden facilitar si se basan en las inteligencias en las que es más hábil.

También ha sucedido que al pasar a la educación, las ideas de las inteligencias múltiples se han mezclado con otras cosas, algunas muy respetables como el aprendizaje basado en problemas o en proyectos, o el aprendizaje colaborativo, y otras controvertidas y, a veces, desacreditadas por la investigación, como las técnicas de estimulación de Glenn Doman, la programación neurolingüística o los estilos de aprendizaje (de los que el señor Gardner no es nada partidario).

Las sesiones de formación que comentaba antes han estado plagadas de cuentos del patito feo, en los que el alumno que fracasaba en el colegio porque era flojillo en la inteligencia verbal o en la lógico-matemática, triunfaba después en la vida por su gran inteligencia cinestésica, interpersonal o musical. Sé que suceden cosas así, pero me produce cierto recelo modificar el sistema educativa por casos extraordinarios. También he visto mucha experiencia de aprender el teorema de Arquímedes mediante experimentos, o poniéndole música, o la historia del arte construyendo modelos de catedrales. Eso sí, de lo que verdaderamente me interesa, que es convertirme en un genio del balón leyendo libros sobre fútbol o haciendo estadísticas de partidos, no se presentó ningún caso.

Inteligencias múltiples, lectura y comprensión lectora

El modelo de inteligencias múltiples no ha sido muy productivo en la investigación sobre comprensión lectora, lo que indica que sus impulsores han dedicado sus esfuerzos a otros campos, y que los investigadores dedicados a la lectura se han mantenido bastante al margen de las inteligencias múltiples.

Existen algunas investigaciones, la mayoría publicadas como tesis o como informes, y pocas en revistas científicas de psicología o pedagogía. He encontrado una revisión sobre la eficacia de la instrucción basada en inteligencias múltiples, en la que se pueden encontrar resumidos los datos de proyecto SUMIT que mencionaba Gardner. No he encontrado ningún meta-análisis, quizá porque como dice Ethan Hodge, el autor de la revisión, la mayoría de los estudios no dan datos suficientes para calcular el tamaño del efecto.

La revisión de Hodge concluye que la cantidad de investigación realizada es limitada, que los métodos utilizados parten de la misma filosofía, pero son muy diversos (es decir, los centros investigados utilizan sistemas basados en inteligencias múltiples, pero estos sistemas pueden parecerse poco unos a otros). En general los datos analizados muestran que los sistemas de intervención basados en inteligencias múltiples se asocian con (que no es lo mismo que decir que causan) mejoras en el rendimiento de los alumnos de secundaria en distintos campos, incluida la lectura.

Otra forma de estudio es relacionar el perfil de inteligencias de los alumnos con su rendimiento en lectura y comprensión. En varias de esas investigaciones las inteligencias múltiples son evaluadas mediante un cuestionario en el que el alumno contesta acerca de qué cosas se le dan mejor o peor. Algunos de estos cuestionarios tienen poca fiabilidad, o poca relación con medidas objetivas de esas inteligencias. Los estudios de correlación que he visto dan resultados dispersos. A veces la lectura se relaciona con la inteligencia lógico-matemática, a veces de forma negativa con la musical.

Reflexión personal

La mayoría de los estudios que he ido viendo encuentran resultados positivos en la aplicación escolar de las inteligencias múltiples. ¿Por qué, entonces, tanta cautela? Mi principal motivo es que en esos estudios los sistemas de enseñanza que se emplean son distintos, y a veces bastante distintos. Todos provienen de una filosofía, pero las actividades de clase pueden ser muy variadas. Tan variadas que, a veces, resultan muy comunes.

Por ejemplo, en este interesante estudio sobre intervención basada en inteligencias múltiples para alumnos de 5º de Primaria con dificultades de lectura  lo que llamaríamos resumir, parafrasear o activar conocimientos previos se denomina inteligencia verbal, contestar a preguntas y justificar las respuestas aparece como inteligencia lógico-matemática, utilizar imágenes para aprender nuevo vocabulario es ahora inteligencia visual, el trabajo cooperativo es inteligencia interpersonal, y el trabajo individual se convierte en inteligencia intrapersonal. Se trata de actividades que cualquier entendido en lectura recomendaría, sin necesidad de estar de acuerdo con la teoría de las inteligencias múltiples. A ésas se añaden movimientos corporales y uso de objetos concretos durante el aprendizaje de vocabulario (inteligencia cinestésica), y creación de patrones rítmicos e interpretación de canciones (así sin más explicación) como inteligencia musical.

Otro motivos para considerar críticamente estas propuestas es que generalmente los cambios de método (inteligencias múltiples, comunidades de aprendizaje, secciones bilingües, clil, etd.) en un colegio suelen generar, al menos inicialmente, resultados positivos, quizá porque van acompañados por entusiasmo e implicación de docentes, alumnos y familias, o quizá porque los colegios que obtienen buenos resultados no ven ninguna necesidad de cambiar su método, y tienden a hacerlo los que obtienen peores resultados, y, en esos casos es difícil que los resultados bajen más aún. La mayoría de los datos que disponemos son acerca de lo que sucede poco después de cambiar de método, en comparación con otros colegios que ya tienen su método asentado.