Archivo de la etiqueta: Autoeficacia

Mejorar la autoeficacia lectora. Un meta-análisis

La autoeficacia es el conjunto de creencias en la propia capacidad para organizar y ejecutar las acciones necesarias para manejar las situaciones futuras. La autoeficacia lectora es, por tanto, la percepción que una persona tiene de su competencia o habilidad para realizar con éxito tareas de lectura. No es fácil distinguir la autoeficacia del autoconcepto. La principal diferencia es que el autoconepto es más general, mientras que la autoeficacia se relaciona con un dominio específico.

Se suele considerar que la autoeficacia es un precursor del autoconcepto. También está muy relacionada con la motivación para el aprendizaje, la autorregulación y la ejecución de actividades de lectura. Según la teoría cognitivo social de Bandura, la autoeficacia se podría mejorar de cuatro formas:

  1. Experiencias de dominio, por ejemplo el aprendizaje y práctica de estrategias.
  2. Experiencias vicarias, como el modelado (observar cómo el profesor aplica una estrategia para resolver una dificultad).
  3. Persuasión verbal y social, que incluiría la información que el profesor da a los alumnos sobre su rendimiento cuando aplican las estrategias.
  4. Estados emocionales y fisiológicos, creando situaciones en las que la lectura se pueda trabajar sin ansiedad.

El meta-análisis

Un grupo de seis investigadores estadounidenses ha realizado un meta-análisis sobre los resultados de las intervenciones para mejorar la autoeficacia lectora. Localizaron 30 publicaciones sobre el tema.

Las intervenciones empleadas para mejorar la autoeficacia lectora en esos estudios fueron: lectura silenciosa sostenida (SSR), READ 180, enseñanza recíproca, concept mapping, enseñanza lectora orientada a los conceptos (CORI), combinaciones de estrategias de lectura y comprensión, información sobre el rendimiento y autorregulación.

12 estudios compararon el efecto de la intervención sobre la autoeficacia lectora con las modificaciones que se producían en un grupo de control (grupo de alumnos que no recibía el tratamiento). En estos se encontró un efecto significativo pero pequeño (0,24). En 12 estudios se utilizó un grupo de comparación, que es como llaman los autores a un control activo (grupo de alumnos que recibía una intervención útil para mejorar la autoeficacia lectora). Contrariamente a lo previsible, en este caso, el efecto fue 0,44. En tercer lugar, siete estudios comparaban el nivel de autoeficacia antes y después de la intervención, sin que hubiera grupo de control. En este caso, el efecto fue 0,36.

En los estudios con grupo de control y diseños de antes-después, el uso de experiencias vicarias produjo un efecto significativamente mayor que el de intervenciones en las que no estaba presente. En los estudios con grupo de comparación se observó que la única intervención en la que no se trabajaban las experiencias de dominio obtuvo un resultado significativamente mejor que aquellas en las que sí se hacía. No obstante, se trata de un estudio con un resultado atípicamente alto.

La cantidad de fuentes empleadas para mejorar la autoeficacia parece tener un efecto positivo. Los estudios en los que se emplearon las experiencias de dominio, experiencias vicarias y la persuasión verbal y social obtuvieron mejores resultados que aquellos en los que se utilizaron solo una o dos de estas fuentes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Revisión sistemática

Escala de autoeficacia en la lectura

Estoy planteándome abrir en el blog una sección de herramientas para valorar cuestiones relacionadas con la lectura pero que no sean exactamente comprensión lectora. El caso es que hasta ahora no acierto con una forma breve y clara de nombrar eso que quiero incluir, pero sí tengo cierta idea de cuál puede ser el contenido. Por ejemplo, allí iría incluida esta escala de Raquel Fidalgo y Olga Arias (Universidad de León) sobre la autoeficacia de la lectura.

La autoeficacia es un componente de la motivación, algo así como la opinión que una persona tiene sobre su capacidad para realizar una tarea y para conseguir mejoras en ella. Normalmente una autoeficacia positiva indica que la persona tendrá más interés, se esforzará más y durante más tiempo en la realización de una tarea, en este caso la lectura, y también que evitará mejor los efectos negativos (estrés, depresión) que pueden producir las dificultades.

Ahora lanzo una advertencia al lector que simplemente busque descargarse la escala con sus instrucciones, sus criterios de corrección y sus baremos para poder imprimirla y aplicarla: no voy a ofrecer ese material, ni siquiera sé si existe. Lo que sí que incluiré es el enlace y comentario a un par de artículos en los que se puede encontrar la información necesaria para que el lector laborioso y con el suficiente interés se construya su escala.

Dónde

La información que se necesita se puede encontrar en dos artículos:

También se necesita uno de los textos del Test de Estrategias de Comprensión, o algún otro de género, extensión y dificultad similares. Por 26€ uno tiene el material para aplicar la escala, y un test estandarizado de comprensión.

Para quién

Los estudios se han realizado con alumnado de 5º y 6º de Primaria y de 1º y 2º de la ESO. Fidalgo y Arias-Gundín (2012) ofrecen la media y la desviación típica calculadas con más de 100 alumnos de cada uno de esos cursos.

Con qué

La escala tienen los siguientes items:

  1. Puedo establecer relaciones entre las ideas principales del texto.
  2. Puedo conocer el significado de las palabras del texto.
  3. Puedo adquirir conocimientos de este texto que luego pueda aplicar en otras situaciones, lecturas, tareas.
  4. Puedo comprender las oraciones del texto.
  5. Puedo reconocer la idea principal entre las oraciones de un párrafo.
  6. Puedo pronunciar correctamente todas las palabras del texto.
  7. Puedo reconocer la finalidad principal del texto.
  8. Puedo hacer un resumen que recoja las ideas principales del texto.
  9. Puedo establecer relaciones entre las ideas principales del texto y mis conocimientos previos sobre el tema.
  10. Puedo leer de modo fluido, sin trabarme en la lectura.
  11. Puedo responder correctamente diferentes preguntas del contenido del texto.
  12. Puedo reconocer las diferentes partes del texto.
  13. Puedo leer rápidamente sin que esto disminuya mi comprensión del texto.
  14. Puedo detenerme durante la lectura del texto y recordar lo más importante sin necesidad de leerlo nuevamente.
  15. Puedo aprender nuevos conocimientos que me sean útiles para el futuro.

Estos items se distribuyen en tres grupos que son: autoeficacia en los procesos de decodificación y fluidez (2, 6, 10, 13), autoeficacia en los procesos y factores implicados en la formación del texto base (1, 4, 5, 7, 8, 11, 14), y autoeficacia en la formación del modelo de situación (3, 9, 15).

Charlotte Weeks: Una niña leyendo

Los alumnos puntuaban cada ítem de 0 (estoy muy seguro de no poder hacerlo) a 100 (estoy muy seguro de poder hacerlo), y se trata de un cuestionario dependiente de una tarea, que era la lectura y resumen de uno de los textos del test TEC (textos expositivos sobre ciencias naturales o sociales).

El análisis psicométrico de la escala se puede encontrar en Fidalgo, Arias-Gundín y Olivares (2013).

Cómo

Según el procedimiento que describien los artículos, se explica a los alumnos que deben leer el texto y realizar un resumen de una página como máximo, enfatizando que el resumen no consiste en copiar literalmente el contenido del texto, sino que debe recoger las ideas principales o más importates. Antes de comenzar la tarea, contestan al cuestionario.

De los resultados del cuestionario se obtiene la media de los resultados del cuestionario, y de cada una de las tres subescalas, y esos son los resultados que se pueden comparar con las medias y desviaciones típicas de Fidalgo y Arias-Gundín (2012).

2 comentarios

Archivado bajo Herramientas para evaluación / investigación