Tag Archives: Actividades

Actividades de formación en Casa del Lector

17 Mar

Es curioso que se me haya pasado desapercibido un sitio que se llama Casa del Lector: centro internacional para la investigación, el desarrollo y la innovación de la lectura, pero lo cierto es que desconocía su existencia, aunque para salvar mi honor puedo decir que sí conocía la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, de la que depende.

El caso es que, entre sus numerosas actividades, inaugura un ciclo de actividades formativas en torno a la lectura llamada Diálogos de Lectura, que inicia un ciclo de Diálogos de Primavera. Las actividades que se van a realizar son:

Por lo que veo, cuestan entre 40 y 70€ y se imparten en la sede de la Casa del Lector en Matadero de Madrid. El centro me ha parecido un lugar interesante que trataré de visitar la próxima vez que pase por Madrid.

Libro de lectura fácil sobre los sentidos

6 Mar

“Lectura fácil” es un movimiento que promueve la creación de documentos que puedan ser leídos por personas con dificultades de lectura por problemas de aprendizaje, discapacidades o dificultades con el idioma.

Sentidos

Doy algunas clases sobre mejora de la comprensión lectora en el Master de Intervención Educativa y Psicológica de la Universidad de Navarra, y este año les encargué, como trabajo, redactar y publicar un libro de lectura fácil sobre los sentidos. Bueno, además del libro me tienen que presentar otros documentos, como las actas de las reuniones de grupo que hayan realizado para hacer el trabajo y una memoria técnica en la que cada grupo explica los recursos que ha empleado para hacer que el texto sea más legible y comprensible, y qué evidencias respaldan esas decisiones.

El caso es que las alumnas ya han hecho su libro y están en plena promoción. Se trata de un material didáctico sobre los sentidos, pensado para alumnado del segundo ciclo de Primaria, aunque creo que también se podría utilizar en el tercer ciclo. No solo incluye información sobre el funcionamiento de los sentidos, sino que también hay actividades.

Quien tenga interés puede descargar el material en este enlace LOS SENTIDOS, o puede mostrar su apoyo a las autoras, o colaborar en su difusión.

Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en Primaria

13 Nov

El título de esta entrada coincide con el de un libro publicado en 2007 por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación de México. Los autores son Ernesto Treviño, Horacio Pedroza, Guadalupe Pérez, Paul Ramírez, Gabriela Ramos y Germán Treviño, y el contenido es un estudio sobre qué hacen los profesores de Primaria mexicanos para desarrollar la comprensión lectora de sus alumnos, y qué características de estos profesores pueden estar relacionadas con la comprensión de los alumnos.

Este estudio no relaciona las prácticas ni las características de los profesores con el rendimiento de los alumnos, pero nos permite saber más sobre las actuaciones y creencias más comunes sobre la comprensión lectora y su desarrollo en los profesores mexicanos (participaron 5.900 profesores de 905 escuelas, seleccionados para ser representativos de las escuelas y el profesorado de Primaria mexicano).

Datos y resultados

Se aportan gran cantidad de resultados difíciles de resumir, así que me limito a comenta las cosas que más me llaman la atención e invito a quien tenga interés en profundizar más a que consulte el texto completo de la investigación.

Y lo que más me llama la atención, aunque pueda parecer un dato irrelevante es que casi nunca existe la unanimidad, incluso ante preguntas en las que las cosas podrían estar bastante claras. Se puede ver un ejemplo claro en este ítem:

Los alumnos que en primer grado todavía no pronuncian correctamente algunos grupos de sonidos con “r” o “l”, como en “trailer” y “aplauso”, no podrán adquirir las habilidades básicas para la escritura, a menos que se corrija su pronunciación.

Se trata de una afirmación falsable: si se encuentran alumnos que no pronuncian correctamente esos grupos consonánticos y aprenden a escribir correctamente la afirmación será falsa. Además se trata de un problema relativamente frecuente, de modo que es fácil que los profesores (al menos los de primer grado) hayan tenido contacto con alumnado con esas características. A pesar de eso, el 31% del profesorado está de acuerdo con el ítem y el 69% está en desacuerdo.

Creo que solo hay un elemento en el que se da una respuesta unánime y es la afirmación de que una de las causas del bajo desempeño de los alumnos en comprensión lectora es que las familias no fomentan la lectura fuera de la escuela, algo en lo que el 95% de los docentes están de acuerdo.

Programa de Televisión Educativa acerca del informe el INEE

Los profesores mexicanos de Primaria consideran que la actividad más importante para mejorar la comprensión lectora son las actividades escritas a partir de lo que se ha leído, como contestar a preguntas sobre lo leído o hacer resúmenes. En bastante menor medida también consideran que hablar sobre los libros y la lectura es útil para mejorar la comprensión lectora. Resulta curioso cómo los resultados de los profesores de primer grado son muy parecidos a los de 4º y 5º cursos, aunque existe una diferencia, y es que los profesores que trabajan con los alumnos más pequeños dan más importancia a que los alumnos escuchen leer en voz alta que los que trabajan con mayores.

Sí que se producen mayores diferencias en cuanto a las estrategias que se consideran más útiles para promover la comprensión. Entre los profesores de primer grado se considera que las más útiles son visualizar o construir imágenes a partir de lo leído, y establecer relaciones entre lo que se sabe y lo que se lee. En cambio entre los profesores de cursos superiores predomina el uso de relacionar lo que se sabe con lo que se lee, y se da una importancia parecida a subrayar ideas principales, recordar la información esencial y construir imágenes a partir de lo leído.

Otro dato curioso es que el 65% de los profesores de Primaria tiene en su casa menos de 40 libros distintos de los de uso escolar, y el 32% de los profesores afirmaron que solo habían leído uno o ningún libro en los seis meses anteriores.

Aunque no tenga mucho que ver con la comprensión lectora me ha llamado mucho la atención una pregunta que es si hay goteras en la clase cuando llueve. Dejando de lado las escuelas privadas urbanas, en las que solo hay un 6% de goteras, la proporción de goteras va desde el 35% de las escuelas públicas urbanas hasta el 50% de las escuelas indígenas. Me irrita la situación y la irritación aumenta al ver las respuestas a la pregunta “las aulas se inundan cuando llueve” o a otras como cuarteaduras en paredes y techos, falta de vidrios o funcionamiento de los sanitarios (baños, servicios, o retretes).

Como ya he dicho, el estudio ofrece mucha información interesante, por ejemplo, cuáles son las actividades de lectura y comprensión más habituales en las aulas, y también dedica un capítulo a establecer una relación entre las características del profesorado y sus prácticas para mejorar la comprensión lectora.

Blog sobre estrategias metacognitivas de comprensión lectora

28 Ago

Cuando pregunto a mis alumnas (los alumnos son escasos) de la universidad si han oído hablar de las estrategias metacognitivas la respuesta suele ser muy elocuente: “¿si hemos oído hablar de qué…?” Curiosamente, hubo un tiempo, entre los años 80 y 90 del siglo XX en que las estrategias metacognitivas estuvieron de moda en educación, como después lo estaría el currículo, la motivación, el constructivismo, o ahora las competencias o las inteligencias múltiples. Se pasó la moda y estas estrategias perdieron protagonismo, de forma injusta, porque son una forma efectiva de trabajar la comprensión lectora.

El propósito de esta entrada es recomendar un blog de mucha calidad sobre comprensión lectora. Se llama Estrategias Metacognitivas de Comprensión Lectora, y está realizado por Andrés Calero, maestro y psicólogo.

Entre los temas de sus entradas hay cosas como: utilidad del diccionario para descubrir el significado de palabras desconocidas, resumir textos expositivos, estructura de los textos narrativos, PISA y las estrategias metacognitivas,… Las entradas son originales, están desarrolladas con extensión y suelen ir acompañadas por una bibliografía que justifica las propuestas del autor.

Blog de Andrés Calero

 

¿Metacogniqué…?

Básicamente, la metacognición, aplicada a la lectura consiste en tratar de tomar el control de los procesos de lectura, marcándose objetivos, evaluando si se comprende el texto o no, y poniendo en marcha medios para solucionar los problemas de comprensión. A pesar de no ser el tema de moda, la investigación señala que las estrategias metacognitivas son una de las formas más útiles para mejorar la comprensión lectora (NRP 2000; Aragón y Caicedo 2009).  Recientemente he localizado algunas investigaciones sobre el tema realizadas con alumnos hablantes de español:

· Carpio, C. (2000). Intervención metacognitiva sobre la compresión lectora de personas con retraso mental. Tesis no publicada. Universidad Complutense, Madrid.
· González, A. (1991). Estrategias metacognitivas en la lectura. Tesis no publicada. Universidad Complutense de Madrid, Madrid.
· González, M. C. (2002). Análisis metacognitivo de la comprensión lectora: Un programa de evaluación e interpretación en alumnos de enseñanza primaria. Tesis no publicada. Universidad Complutense, Madrid.
· Madariaga, J. M., & Martínez, E. (2010). La enseñanza de estrategias de comprensión y metacomprensión lectora: Un programa implementado por el profesorado. Anales De Psicología, 26(1), 112-122.
· Peralbo, M., & Otero, J. M. (1993). La intervención metacognitiva sobre la lectura y la importancia de las estrategias de apoyo. CL & E: Comunicación, Lenguaje y Educación, 17, 41-56.
· Ugartetxea, J. X. (1996). La orientación metacognitiva. un estudio sobre la capacidad transferencial de la metacognición y su influencia en el rendimiento intelectual. Revista De Psicodidáctica, 1, 27-53.

Una de las cosas interesantes del blog de Andrés Calero es que nos dice el cómo, qué se puede hacer para desarrollar esas estrategias de comprensión, ya que normalmente los trabajos de investigación se centran más en los resultados que en los procedimientos didácticos. Es interesante conocerlo para ver que hay vida más allá del recurso “lee el texto y luego responde a las preguntas”.

Una actividad de comprensión lectora

2 May

Quien entra en este blog buscando fichas para descargar y hacer con sus alumnos o sus hijos se decepciona rápidamente. Tal vez tendría más éxito si ofreciera ese tipo de material, pero mi objetivo es distinto: dar una orientación sobre qué puede hacer un profesor o un padre para mejorar la comprensión lectora.

Como no soy ningún gurú y también  soy padre y profesor, no está mal que de vez en cuando ponga un ejemplo de lo que hago. En este caso se trata de una actividad que realicé hace unos días con un pequeño grupo de 5 alumnos de 4º de Primaria con dificultades de lectura, retraso escolar y moderadamente movidillos.

La actividad

En este caso los principios que inspiraron la actividad fueron las autopreguntas y el trabajo cooperativo. Tras entregarles un texto les pedí que siguieran los siguientes pasos:

  1. Leerlo.
  2. Dedicar un rato a pensar dos preguntas sobre el texto (teniendo en cuenta que si se iban a las más obvias corrían peligro de repetirse con las de sus compañeros).
  3. Escribir las preguntas y tres respuestas alternativas de las que solo una fuera cierta.
  4. Entregarme las preguntas para pasarlas al ordenador.
  5. Responder las preguntas de todos con dispositivos de respuesta inalámbricos.

Además, después de leer el texto yo les puse un ejemplo de pregunta con sus posibles respuestas que respondimos entre todos, y tanto yo como una profesora en prácticas que estaba con nosotros hicimos el mismo trabajo que los alumnos (leer el texto y preparar nuestras preguntas) al mismo tiempo que ellos.

Cuando un alumno acababa sus preguntas me las traía y yo, con un portátil las pasaba a limpio para proyectarlas después con el sistema de respuesta inalámbrica Einstruction / Interwrite, que aprovecho para no recomendar por lo farragoso de su uso y los fallos que tiene, pero que es el recurso que tenemos. Afortunadamente no todos los alumnos acaban a la vez. En estos casos las diferencias en el ritmo de trabajo resultan convenientes para la actividad. Mientras yo pasaba las preguntas el alumno estaba conmigo para aclararme cosas que yo no entendiese bien, y después se volvía a su sitio con un texto diferente y unas preguntas para responder, aunque lo cierto es que se dedicaron más a hablar entre ellos y a escribir en la pizarra, cosas que decidí tolerar.

Con los dispositivos inalámbricos

Una vez pasadas todas las preguntas a limpio, los alumnos cogen sus mandos de respuesta, apagamos las luces y comienzan a leer y responder las preguntas. Entonces se produce un efecto curioso: aunque yo había decidido no meterme con eso, los alumnos, espontáneamente comienzan a valorar las preguntas de sus compañeros comentando si la pregunta se entiende bien o no, o si se puede responder a la pregunta con la información que traía el texto. Consideran que las preguntas que no se pueden responder según el texto, o que tienen una respuesta que contradice lo que pone el texto son malas preguntas, y habría que rehacerlas o quitarlas de la prueba.

Otro efecto inesperado: un alumno que no ha escrito más de dos o tres líneas por clase a lo largo del curso presenta sus dos preguntas, con sus tres alternativas de respuesta cada una, en total 8 líneas de texto escrito por él. No necesito preguntar si la actividad le ha parecido interesante.

Transcribo aquí algunas de las preguntas que realizaron (y respondieron) los alumnos:

¿Cómo sería el título?

a) El sabio tenía un huevo.
b) Los discicípulos no se lo creían.
c) El sabio y los discípulos no dicen la verdad.

¿Por qué el sabio envolvió el huevo?

a) Para que no se manchase.
b) Para que los discípulos adivinen lo que hay dentro.
c) Para que no lo encuentre nadie.

¿De qué color era el huevo?

a) Azul
b) Rojo
c) Amarillo

Y mis preguntas, que se dirigen a la cadena de causas y efectos del texto, concretamente a los motivos de los personajes para actuar de una determinada manera:

¿Por qué les hizo esa pregunta (qué tengo en el pañuelo)?

a) Para ver si eran valientes.
b) Para ver si sabían qué era un huevo.
c) Para enseñarles a adivinar cosas.

¿Por qué no respondieron que era un huevo?

a) Porque era tan fácil que parecía una trampa.
b) Porque no tenían ninguna pista.
c) Porque no les gustaba el premio.

Lo que no se pudo hacer

Me hubiera gustado… pero no me atreví a darle un impulso más a la actividad que hubiera consistido en revisar en grupo todas las preguntas y mejorarlas, eliminando las que preguntan lo mismo que otras, redactando mejor las que no se entienden y rehaciendo las que no son válidas, y tras eso, dejar preparada una actividad de lectura que pudiera hacerse en su clase. Los motivos para no hacerlo fueron que el sistema de respuestas inalámbricas no ha resultado fiable cuando se trabaja con un aula entera, que tendría que haberlo coordinado con el profesor de aula (y hacer mención de la poca fiabilidad de los dispositivos de resuesta no hubiera sido muy convincente), y que, por experiencia, con este grupo de alumnos son más eficaces las actividades cortas y variadas. Dejo la idea por si a alguien le parece aprovechable (me gustaría hacer una actividad periódica en la que se divida una clase en equipos de trabajo, darles diferentes textos y que cada equipo prepare preguntas sobre esos textos que tenga que responder el resto de la clase).

Una sesión de trabajo de comprensión lectora

21 Feb

Hace poco nos pidieron a todos los profesores del Colegio Santa María la Real que  buscásemos un texto y preparásemos una sesión de trabajo de la comprensión lectora. Normalmente no tengo tiempo para escribir la programación de las actividades que utilizo con los alumnos, así que el trabajo me vino bien para poder sentarme y escribir.

Evidentemente traté de hacer una sesión incluyendo estrategias y ejercicios que hayan mostrado su eficacia. En este sentido se incluyen: un ejercicio sobre la estructura del texto, un ejercicio sobre la cadena de relaciones causa-efecto que aparece en el texto, y la elaboración de un resumen.

Traté de hacer atractiva la sesión, ya que los cinco alumnos (de 4º de primaria) del grupo para el que está pensada, además de baja comprensión lectora, tienen dificultades de atención y concentración. Aquí está el trabajo:

Puesta en práctica

Mi primera idea era trabajar el texto en dos sesiones, dedicando parte de cada sesión a este trabajo y otra parte a ejercicios de ortografía, de modo que la actividad no se hiciera pesada. Desafortunadamente, tuve que sacrificar la segunda sesión ya que trabajo con este grupo una vez a la semana, y cuando tocaba continuar con el trabajo, los alumnos tenían una excursión. Por si fuera poco durante la sesión de trabajo que sí hicimos, la red wifi no acababa de funcionar bien, así que vimos el vídeo a trozos, a lo largo de la clase.

El texto gustó a los alumnos (no siempre es fácil que los lean), y tres de los cinco se pusieron a hacer con cierto entusiasmo los ejercicios, realizando la primera tabla y completando las frases de “porque”. Los otros dos, con mi dirección, hicieron parte de la primera tabla, señalando los personajes que había en el texto y lo que hacía cada uno de ellos.