Archivo de la categoría: Organizadores gráficos

Técnicas de estudio

La enseñanza de técnicas de estudio produce un efecto notable sobre el rendimiento escolar, especialmente si esta enseñanza está vinculada con las asignaturas y los contenidos que los alumnos deben aprender en realidad.

Este es el vídeo de mi sesión online en el programa Educar Hoy de la Universidad de Navarra.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Elaboración de resúmenes, Encuentros, Organizadores gráficos

Estrategias para la comprensión de problemas matemáticos y memoria de trabajo

Me interesan muchísimo las investigaciones sobre cómo enseñar a los alumnos a comprender (y por tanto plantear la solución) de problemas matemáticos. En realidad, lo que me interesan son las posibles aplicaciones de estas investigaciones, ya que las dificultades para comprender problemas son bastante comunes.

Lee Swanson nos hace una propuesta de gran interés: que la eficacia de la enseñanza de estrategias para comprender problemas puede depender de la memoria de trabajo de los alumnos. La memoria de trabajo es un concepto muy importante en psicología, pero que apenas se emplea en educación. En esta entrada se puede ver una pequeña explicación de qué es esa memoria de trabajo, que yo suelo definir como la capacidad de retener información a corto plazo mientras la atención está pendiente de otra cosa.

La investigación de Swanson

El artículo de Swanson, publicado en agosto de 2015 se titula intervenciones en estrategias cognitivas que mejoran la resolución de problemas y la memoria de trabajo en alumnos con dificultades de aprendizaje de las matemáticas.

Este artículo describe una investigación realizada con 204 alumnos de 3º de primaria, con dificultades de aprendizaje de las matemáticas y sin ellas y con capacidad baja o normal de memoria de trabajo. Los alumnos fueron asignados a cuatro intervenciones: estrategias verbales, estrategias visuales, estrategias verbales y visuales y grupo de control.

Las estrategias

Los tres grupos experimentales recibieron 20 sesiones de media hora durante 8 semanas. Estas sesiones fueron realizadas en pequeños grupos de 4 o 5 alumnos y dirigidas por estudiantes de doctorado. Durante cada sesión los alumnos recibían un cuadernillo con las actividades a realizar. Las sesiones estaban estructuradas en cuatro fases:

  1. Calentamiento: ejercicios de encontrar el número que falta (_ + 1 = 6) y actividades sobre formas geométricas.
  2. Instrucción: se enseña o se recuerda una microestrategia.
  3. Práctica guiada: práctica con tres problemas acompañados por el tutor, que informa a los alumnos sobre cómo están utilizando las estrategias y sus pasos.
  4. Práctica independiente: trabajo con otros tres problemas sin la ayuda del tutor.

Los problemas para la práctica independiente incluían, progresivamente, más oraciones irrelevantes, pasando de una a cinco oraciones irrelevantes a lo largo del programa.

Las estrategias verbales fueron:

  • Encuentra y subraya la pregunta.
  • Rodea los números.
  • Señala con un rectángulo la palabra clave.
  • Tacha la información no necesaria.
  • Decide qué debes hacer (sumar, restar o ambos).
  • Resuelve el problema.

Estas estrategias iban acompañadas por indicaciones como “si tengo que averiguar el total hay que sumar”.

No me queda claro en qué consisten las estrategias visuales, incluso después de consultar otros artículos de Swanson sobre trabajos en los que también se emplearon. De alguna forma, el alumno tiene que completar un diagrama, y existen dos tipos de diagramas. En uno las partes forman un todo. Por ejemplo, hay dos cuadros (las partes) que desembocan en otro (el todo). Este diagrama permite que el alumno pueda calcular el todo a partir de las partes o el valor de una de las partes, conociendo las demás y el todo.

El segundo diagrama es de comparación y es el menos claro. En él hay dos cuadros, de distinto tamaño para colocar los números y, de alguna manera que no acabo de entender, hay que colocar otro número (la diferencia). Quizá es parezca al modelo que está sobre este párrafo, pero el autor no incluye ningún ejemplo. En fin, otro ejemplo de cómo los investigadores suelen publicar para otros investigadores, más interesados en la fiabilidad de las pruebas de evaluación y la corrección de los cálculos estadísticos que en la intervención que se investiga.

La combinación de estrategias verbales y visuales seguía el mismo procedimiento que las estrategias verbales, añadiendo un paso de confección del diagrama.

Por último, es necesario tener en cuenta que el grupo de control, que seguía el currículo ordinario también trabajaba con estas estrategias, incluidas en su programa de matemáticas, pero lo hacía de una forma menos sistemática y enfocada que los grupos experimentales.

Los resultados

Se encontraron tres resultados principales:

  1. La enseñanza de estrategias consiguió mejoras, pero esas mejoras dependían de la memoria de trabajo de los alumnos: los alumnos con baja capacidad de memoria de trabajo no se beneficiaron especialmente de la intervención.
  2. Algunas estrategias funcionaron mejor que otras, pero eso dependía del nivel de competencia matemática de los alumnos. Los alumnos con baja competencia matemática y memoria de trabajo normal obtuvieron mejores resultados que sus equivalentes del grupo de control cuando trabajaban con estrategias verbales. También se beneficiaron, en menor medida de la combinación de estrategias, pero no de las estrategias visuales. Los alumnos con rendimiento matemático y memoria de trabajo normales obtuvieron pequeñas mejoras con los tres tipos de estrategias, siendo mayores con las verbales y menores con las visuales.
  3. Los alumnos que recibieron el entrenamiento en estrategias mejoraron sus resultados en pruebas de memoria de trabajo.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Competencias básicas, Enseñanza de estrategias, Métodos de mejora, Organizadores gráficos

Mejorar la comprensión de textos científicos de los alumnos con dificultades de aprendizaje

El alumnado con dificultades de aprendizaje obtiene peores calificaciones que sus compañeros en las áreas de contenido, como Ciencias Naturales o Ciencias Sociales. En cierta manera es lógico puesto que la mayoría de ellos tienen problemas de lectura y se trata de áreas en las que es muy común el uso del libro de texto.

Incluso en enfoques de tipo constructivista en los que se plantean experiencias para que el alumno observe reflexione y obtenga conclusiones, es precisio consultar materiales escritos como libros o páginas web. Además, a menudo carecen de conocimientos que les permitan comprender conceptos complejos.

Erica Kaldenberg (en la foto), Sarah Watt y William Therrien han publicado un meta-análisis sobre las intervenciones para mejorar la comprensión de textos científicos. En primer lugar, localizaron 20 estudios, procedentes de 12 artículos en los que se planteaban intervenciones para mejorar la comprensión de textos científicos. En esos estudios habían participado alumnos desde 5º de primaria hasta 1º de bachillerato.

Resultados

En conjunto, las intervenciones producían un efecto grande (0,98). Los resultados de las intervenciones realizadas con alumnado con dificultades de aprendizaje no eran significativamente diferentes de las realizadas con grupos mixtos de alumnos (con y sin dificultades). En tercer lugar, las pruebas de seguimiento, que indican las mejoras observadas un tiempo después de terminada la intervención, reflejaban un efecto moderado (0,69).

 

Las intervenciones

Los investigadores distinguieron dos grupos de intervenciones. El primero estaba basado en la enseñanza explícita de una selección de vocabulario por medio de la repetición de las definiciones, la práctica con los términos enseñados o la elaboración de mapas semánticos.

El segundo grupo, más heterogéneo, estaba formado por las intervenciones en las que se enseñaban estrategias de comprensión como el uso de organizadores gráficos, hacerse preguntas o el análisis de la estructura de los párrafos. El efecto de los estudios basados en la enseñanza de vocabulario (1,25) fue casi el doble que el de los estudios basados en la enseñanza de estrategias (0,64). Además, la enseñanza de vocabulario parece tener un impacto mayor en los alumnos con dificultades de aprendizaje que en los alumnos sin dificultades.

Las recomendaciones de los autores se la revisión son que para mejorar la comprensión de textos científicos en el alumnado con dificultades de aprendizaje se empleen recursos como los siguientes:

  • Mapas semánticos.
  • Enseñanza directa de un vocabulario seleccionado, explicando y recordando sus definiciones.
  • Estrategias mnemotécnicas para recordar conceptos clave.
  • Análisis de la estructura de los textos científicos, especialmente interpretando las palabras y expresiones que relacionan la ideas.
  • Identificación de las ideas clave de los texto y de las ideas secundarias que las desarrollan.
  • Uso de organizadores gráficos.
  • Promoción de una actitud activa durante la lectura, señalando dudas o haciéndose preguntas.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Autoexplicaciones, Enseñanza de vocabulario, Intervención basada en evidencias, Organizadores gráficos, Revisión sistemática

Software para organizadores gráficos en Eduteka

Los organizadores gráficos son formas de organizar la información de modo que se vean con facilidad las relaciones entre los distintos elementos. Los más conocidos son los esquemas y los mapas conceptuales, pero hay otros como las líneas temporales, los diagramas de flujo, los diagramas de Venn, o los organigramas. En comprensión lectora son muy útiles para poner de manifiesto la estructura de los textos. Las herramientas multimedia facilitan mucho el trabajo con organizadores gráficos, y se pueden encontrar enlaces a muchos programas en el apartado “aprendizaje visual” del sitio web Eduteka.

¿Hay evidencias para recomendar el uso de organizadores gráficos en el trabajo de la comprensión lectora?

Eduteka ofrece el resumen de una revisión sobre la utilidad de los organizadores gráficos, encargada por la compañía Inspiration Software: “Organizadores Gráficos: Revisión de Investigaciones con Base Científica“. Respecto a la comprensión lectora, la revisión se limita a citar dos estudios cuasi-experimentales en los que se hallan mejoras de comprensión lectora en los primeros cursos de primaria, y la revisión del National Reading Panel.

Los que han seguido este blog desde las primeras entradas ya saben que el NRP (2000) situaba el uso de organizadores gráficos entre las intervenciones con evidencias de mejorar la comprensión lectora. En este informe se revisaron 11 investigaciones, considerando que mejoran el recuerdo de lo que se ha leído, y que son adecuados para el trabajo de la comprensión lectora en asignaturas como Conocimiento del Medio.

Existe, al menos, otra revisión anterior, de Griffin y Tulbert (1995), pero no he podido conseguir el texto. También he localizado una revisión reciente, de Dexter y Douglas (2011) sobre el uso de los organizadores gráficos en estudiantes con dificultades de aprendizaje. En esta revisión se encontró un tamaño efecto grande por el uso de organizadores gráficos en  las áreas de Inglés-lectura-escritura, Ciencias Naturales y Ciencias sociales.

Por último, What Works Clearinghouse, en un informe sobre mejora de la lectura en los adolescentes, recomienda la enseñanza directa y explícita de estrategias de comprensión, incluyendo el uso de organizadores gráficos entre esas estrategias, como una actuación sustentada por evidencias consistentes.

Toda esta información sugiere que los organizadores gráficos parecen ser especialmente útiles cuando se trabaja con textos de tipo expositivo y que se pueden utilizar con alumnos de distintas edades, incluyendo a los de secundaria.

Para concluir, un vídeo con unos alumnos que exponen su proyecto basado en organizadores gráficos (OLPC=One Laptop Per Children=un portátil para cada niño).

Deja un comentario

Archivado bajo Intervención basada en evidencias, Métodos de mejora, Organizadores gráficos