Plan de fomento de la lectura 2017-2020

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España ha presentado su plan de lectura 2017-2020 y es una buena oportunidad para realizar un breve análisis, especialmente, de la línea dedicada a educación. Hay que tener en cuenta que el plan no se centra en el sistema escolar, sino que abarca también otros ámbitos como bibliotecas o el sector editorial.

El lema

El primer plan nacional de lectura, que se presentó en 2001 tenía como lema “leer te da más”, en la edición de 2005, el lema era “si tú lees ell@s leen” (curiosamente, con esa arroba, que no tenemos muy claro cómo se lee). La edición actual presenta un lema que tiene una versión redactada: “leer te da vidas extra” y otras más icónicas, como la que aparece en el cartel de la parte superior izquierda de la foto.

Desarrollo de las competencias lectoras

El plan tiene cinco principios rectores y el segundo es el desarrollo de las competencias o habilidades lectoras. También nos resulta interesante el primer principio, sobre la lectura como ejercicio activo, que se enuncia así:

En ocasiones, la lectura se ha concebido de una manera restrictiva, retratándola como una actividad de carácter pasivo, reducida a la mera recepción de información, sin otra finalidad que colmar nuestro tiempo de ocio. El presente Plan, por el contrario, parte de la convicción de que el placer de la lectura no está reñido con el potencial de transformación que esconden los libros. Dicho con otras palabras, pretende subrayar la naturaleza activa de la lectura a la hora de transformar la información en conocimiento.

Evaluación

Al parecer, desde 2007, la ley establece que los planes de lectura deben contener las medidas de evaluación y seguimiento que permitan valorar los logros alcanzados e introducir mejoras. Una referencia para este plan es la encuesta de hábitos y prácticas culturales en España. Sin embargo, en la encuesta se pregunta por los hábitos lectores de los mayores de 15 años, así que el plan ha preferido contar con otros indicadores como el número de medidas puestas en marcha, el número de entidades implicadas o el presupuesto.

Difícilmente se podrá tener información sobre si se está creando un hábito lector entre el alumnado o si se está desarrollando la competencia lectora con este tipo de mediciones.

El plan

El plan tiene seis áreas que son:

  1. Promoción de la lectura
  2. Educación y formación
  3. Bibliotecas
  4. Sector del libro
  5. Propiedad intelectual
  6. Estadísticas y estudios.

Cada una de estas áreas se desarrolla en distintos puntos.

La promoción de la lectura

Además de una promoción general de la lectura, uno de los puntos de esta área es la campaña de promoción de la lectura entre la población infantil y juvenil. Este punto propone acciones de promoción de la lectura fuera de los centros escolares, proyectos de colaboración con entidades especializadas, elaboración de materiales y recursos para familias y mediadores y acciones de fomento de la lectura en entornos digitales frecuentados por jóvenes.

Educación y formación

Uno de los puntos del plan que más se ha mencionado en los medios de comunicación es el establecimiento de una hora de lectura diaria en los centros educativos. En realidad el plan establece que esto ser realizará en los centros que se encuentran en el territorio gestionado por el Ministerio de Educación, es decir, en Ceuta y Melilla. Es cierto que la normativa que establece el ministerio suele ser tomada como modelo por las comunidades autónomas.

Por otra parte, la propuesta, heredera de los programas de lectura extensiva anglosajones, será realizada en horario no lectivo, pero no detalla quién la supervisará o qué carácter tendrá (¿voluntaria?, ¿lectura libre?, ¿lectura guiada?)

Otras medidas que apunta el plan son:

  • Desarrollo de la normativa básica sobre lectura.
  • Organización de jornadas y cursos para docentes.
  • Elaboración de recursos y materiales didácticos para docentes.
  • Difusión de buenas prácticas (sobre bibliotecas escolares).
  • Mejora de las bibliotecas escolares.
  • Convocatoria de proyectos de buenas prácticas, premios y concursos (sobre el fomento de la lectura en centros escolares).
  • Puesta en marcha de proyectos de iniciación precoz a la lectura (¿?).
  • Programas de prevención y detección de dificultades de aprendizaje de la lectura.
  • Creación y difusión de recursos didácticos para mejorar la comprensión lectora.
  • Otras acciones de fomento de la lectura.

El plan está abierto a sugerencias, que se pueden realizar a través de un formulario online. Finalmente, la web del plan ofrece una página de recursos con numerosos enlaces a sitios de interés para lectores, familias, bibliotecas o docentes. Entre esos recursos no se encuentra este blog.

¿Y dónde está el plan?

Mientras preparaba la entrada creía que la web que estaba consultando era un resumen o presentación del plan, breve y ágil de leer y que después tendría que enfrentarme a un documento más extenso y técnico que estaría en el enlace “descarga el plan“. Mi sorpresa ha sido que este documento, de 64 páginas, contiene básicamente la información que aparece en la web. Quizá algo más, como la especificación de los encargados de las acciones, pero ¿recursos, plazos, metas, relación entre medidas y criterios de evaluación?

Valoración

El plan de fomento de la lectura es básicamente una colección poco articulada de propuestas o una exposición de buenas intenciones. Seguramente, muchas de ellas saldrán adelante porque son actuaciones que ya se están realizando en la actualidad. De hecho, el plan habla de seis medidas nuevas. En el ámbito educativo la única novedad es la propuesta de una hora diaria de lectura en horario no lectivo, en principio, restringida a Ceuta y Melilla, pero con la intención de extenderla a otras comunidades.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Curiosidades

5 Respuestas a “Plan de fomento de la lectura 2017-2020

  1. Rafa

    Otro brindis al sol. Cualquier sistema educativo, por malo que sea, debe conseguir este mínimo: que todos los que hayan pasado por él sepan expresarse con una cierta corrección, además de ser capaces de enterarse de lo que leen. Me parece que el nuestro (o la mayoría de los nuestros diecisiete sistemas, todos carcomidos, en mayor o menor grado, por las chaladuras y ocurrencias de los malditos meapilas de la pedagogía progre y por unos políticos que no dejan de hacerles caso) están bastante lejos de lograr ese objetivo pues hasta se habla, creo que con bastante razón, de analfabetismo funcional entre universitarios. Aquí no sufrimos la plaga de los métodos globales que tanto daño hicieron en Francia, pero nuestro deplorable esnobismo intelectual arrinconó métodos que eran realmente eficaces. Leí muchísimo en clase, en voz alta, todos y cada uno de los cursos de la EGB. A los 16 años, (¡Qué maravilloso era aquel libro de literatura de 2º de BUP de Anaya!) leíamos a Borges, a Rulfo, a Cernuda… (¡Y encima esas lecturas nos eran gratas!). Y yo no era más que un hijo de currantes semianalfabetos, con una inteligencia “corrientita”.

    • Gracias, Rafa. Hace unos meses, en la jornada Las pruebas de la educación mencioné que tenemos dos entidades que se encargan de la promoción de la lectura (plan nacional de lectura y centro de innovación e investigación educativa), pero ninguno que se ocupe seriamente de cómo enseñar a leer y alcanzar una buena competencia lectora.

  2. Bueno, Juan.
    Gracias por compartirnos el tema. Nosotros creemos y confiamos mucho en la lectura y sus efectos. Nos complace saber que van al implementar, de manera nacional según entiendo, la hora de lectura.
    Tristemente en Colombia, los funcionarios encargados del tema, hasta el momento se han negado a implantar o permitir normativamente la lectura en las aulas, pese a las reiteradas solicitudes de estudiantes, familias y docentes.
    Para la administración educativa nacional y distrital, en Bogotá, los recursos se deben centrar en la compra de libros (cuya selección determinan administradores de oficina, no los estudiantes) y en costosas e ineficaces campañas publicitarias y de promoción.
    Ojalá pronto vemos los buenos resultados de esta metodología en España. Y nuestros políticos y administradores decidan aceptarla.
    Un saludo.

    • Me resulta muy llamativo que no se permita la lectura en las aulas. Los resultados españoles no sé si llegarán a conocerse. En principio, se va a implantar en dos ciudades (Ceuta y Melilla) y, por otra parte, la evaluación del plan no menciona indicadores sobre los resultados de esta medida concreta. No obstante, en Estados Unidos son muy comunes los programas de lectura extensiva en los que los alumnos tienen un rato de lectura diario y ha habido algo de investigación sobre ellos. Los mencioné en esta entrada https://clbe.wordpress.com/2017/01/18/lectura-extensiva-para-mejorar-la-comprension-lectora-del-ingles/

      Hasta pronto.

      • Gracias, Juan.
        Al margen de lo legal, en algunas instituciones educativas públicas en Bogotá, estamos implementando una variante de la estrategia conocida como Sustained Silent Reading. La llamamos “10 libros en un año”.
        Lo hacemos con recursos propios de las instituciones, pero sin apoyo ni atención de la administración distrital o nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s