Efectos de la enseñanza temprana de la lectura: la parábola del sembrador

Salió el sembrador a sembrar y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

El investigador alemán Sebastian Suggate nos recuerda establece una analogía entre esta parábola y la enseñanza temprana de la lectura, sobre todo que para que la semilla (enseñanza de la lectura) fructifique tiene que caer en tierra bien preparada (momento adecuado). No se trata de algo nuevo, ya hubo una época en la que el concepto de “madurez para la lectura” estuvo presente en las escuelas y se realizaron intentos de predecir el momento óptimo para enseñar a leer basándose en la teoría del desarrollo de Piaget o en un la habilidad perceptivo-motora.

Suggate, en cambio, se basa en la concepción simple de la lectura, que propone que esta habilidad depende de dos factores: la comprensión del lenguaje y la descodificación. Por tanto, considera que el momento óptimo para enseñar a leer se caracterizaría porque:

  1. El aprendizaje de la descodificación puede hacerse con poco esfuerzo.
  2. Se puede realizar en armonía con las actividades para el desarrollo lingüístico y no sustituyéndolas.
  3. Añadir las habilidades de lectura a las habilidades lingüísticas resulta beneficioso para el aprendizaje de los niños (pueden acceder a los conocimientos del currículo a través de la lectura).
Hortus deliciarum, de Gleichnis vom Sämann

Hortus deliciarum, de Gleichnis vom Sämann

Una revisión de la investigación

El estado de la investigación sobre el tema se podría resumir en una frase:

Hay datos sólidos y convergentes que sugieren que el aprendizaje temprano de la lectura no conduce a una mejor lectura en el futuro, más allá de las mejoras iniciales a corto plazo.

  • Los estudios con resultados más favorables para pensar en una iniciación temprana (para Suggate esto se daría entre los 5-6 años) de la lectura indican que los resultados en lectura son estables. Los niños que de pequeños obtiene buenos resultados en lectura tienden a obtener buenos resultados de mayores. Muchas veces, esos estudios no han controlado otras variables, como la capacidad intelectual o el nivel socio-económico de las familias y, a largo plazo, las habilidades lingüísticas parecen un predictor de la lectura mejor que las habilidades de lectura de palabras.
  • Pocos estudios de intervención aportan datos de seguimiento a largo plazo. Los que hacen algún tipo de seguimiento indican que el efecto de la enseñanza temprana disminuye con el paso del tiempo.
  • Analizando los resultados de la evaluación PISA no se han encontrado diferencias en lectura según la edad de inicio de la escolarización.
  • Estudios en que se comparan grupos de alumnos del mismo sistema educativo que comienzan el aprendizaje de la lectura a distintas edades encuentran que la enseñanza temprana de la lectura no produce diferencias en el nivel de lectura a largo plazo.

Y un modelo

Suggate propone un modelo del aprendizaje de la lectura basado en dos hipótesis:

  1. Los niños de mayor edad aprenden las habilidades de descodificación más rápido que los niños de menor edad.
  2. Disponer de habilidades tempranas de lectura no produce mayores beneficios sobre el lenguaje oral que desarrollarse en un entorno lingüístico con la misma calidad.

El modelo tendría tres fases:

La primera es la fase del lenguaje. En ella se mejora la habilidad lingüística por la exposición al lenguaje oral, las habilidades de descodificación son muy laboriosas de desarrollar y no benefician al desarrollo del lenguaje.

La segunda fase es la de descodificación. En esta fase la habilidad lingüística se puede beneficiar del desarrollo de las habilidades de descodificación, aunque no más que de la exposición a un entorno de lenguaje rico. Por otra parte, el conocimiento lingüístico favorece la adquisición de las habilidades de descodificación.

La tercera fase es la de lectura para el aprendizaje. En esta fase se alcanza el dominio de las habilidades de descodificación, y el lenguaje se beneficia de la lectura de una forma que no se podría sustituir por experiencias con el lenguaje oral.
The Parable of the Sower and the long-term effects of early reading está disponible en: https://www.researchgate.net/publication/283537853_The_Parable_of_the_Sower_and_the_long-term_effects_of_early_reading

5 comentarios

Archivado bajo Enseñanza inicial de la lectura

5 Respuestas a “Efectos de la enseñanza temprana de la lectura: la parábola del sembrador

  1. Enseñar a leer, visto desde el estrecho prisma de la definición de unir fonemas, puede ser que necesite de una maduración. Pero aprender el nombre de las letras, que es el primer paso, yo pienso que puede ser enseñado desde los 0 años. Desde los 0 años aprendemos el nombre de las personas, cosas, y lugares. ¿Por qué no el de las letras y los números?. Desde un pensamiento Vigotskyano, aprender el nombre de las letras está dentro de la zona del desarrollo próximo de un bebe y no constituye ninguna perdida de semilla. Tener puzzles de letras o letras magnéticas y jugar con ellas desde el nacimiento y aprender su nombre gracias a los adultos que le rodean, así como lectura de cuentos. Es el primer paso en la enseñanza del mundo de las letras. Para niños y niñas de familias con antecedentes disléxicos me parece fundamental que se comience desde los 0 a conocer las letras y poder afianzar cuanto antes la relación grafema/fonema. Esperar hasta 1er curso de Primaria en estos casos y en otros como medio social desfavorecido me parece equivocado. Creo que de éste asunto habla Marta Soler de CREA.
    Un saludo. Gontzal Uriarte de Katamotz.

    • Hola Gontzal. Efectivamente, las letras están ahí y se pueden aprender sus nombres (aunque se puede aprender a leer sin conocerlos). En nuestro entorno casi todos los niños han tenido algún juguete con letras y números.
      Hay otras partes de la lectura que se pueden aprender a una edad muy pequeña: algunas de sus funciones, cómo se sujeta y se mira un libro, a pasar páginas. También hay otros aprendizajes verbales que en el futuro influirán mucho más en la lectura, como el del vocabulario y algunos que parecen relacionarse con el aprendizaje de la descodificación, como las habilidades fonológicas (reconocer, aislar y manipular los sonidos del habla).
      No sé si un aprendizaje temprano de las relaciones grafema-fonema tiene un efecto positivo en la dislexia. Probablemente la investigación que pueda haber esté en inglés y no se pueda transferir al castellano.
      Aprovecho para saludarte y felicitarte por Katamotz, que es un programa que utilizo y recomiendo con frecuencia.

  2. Hola Juan!!
    Aqui tengo tres investigaciones que hablan al respecto:
    1) Dyslexia and Early Intervention: What Did We Learn from the Dutch Dyslexia Programme? de 2013
    2)Early intervention in the home for children at risk of reading failure de 2003
    3) Training Phonological Skills and Letter Knowledge in Children at Risk for Dyslexia: A Comparison of Three Kindergarten Intervention Programs de 2000

    Las tres con resultados positivos. Aunque no trabajaron con niños de 0 años, sino con niños de 5 años (año previo al comienzo de la lectoescritura, puesto que seguramente hacer una investigación desde los 0 años es mucho más costosa y complicada). En alguno de ellos hace enfasis en la efectividad del aprendizaje del sonido de las letras junto con la conciencia fonológica.
    Algo interesante es que en algunas de ellas se trabaja con posibles disléxicos preguntando a las familias por posibles dislexias o dificultades de lectura previas en el seno de la familia. Creo que es interesante este modelo de intervención y de detección de riesgo, puesto que en muchas familias existen ya antecedentes y no deberíamos de esperar a intervenir hasta el momento del tortazo en 1º y 2º de primaria.

    Casi todos los miembros de mi familia tienen y han tenido GRANDES dificultades en la lectura, escritura y comprensión. Algunos también con el cálculo. No tengo duda alguna, que mis hijos están en riesgo. Y no tengo duda en que intervenir tempranamente sin atosigar, no les vendrá nada mal. Conciencia fonológica+Aprendizaje de letras. Cón mi niño de 3 años jugamos a pintar letras que le voy nombrando, puzles, magnéticos, leer cuentos, jugar al veo, veo con sílabas…

    Gracias por tu interés y dedicación. Yo también recomiendo tus libros y este espacio en la red. Necesitamos que los maestros/as lean ciencia y también gente que nos la explique.
    Katamotz Lectura ahora es Katalekto. He mejorado algunas cosas en esta nueva versión. Creo ;->.

    Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s