Los 7 principios para dar una conferencia sobre innovación educativa

Preocupado por la extensión del paro entre la juventud española, doy aquí unas indicaciones para que cualquiera, con facilidad, pueda convertirse en asesor de innovación educativa, una profesión en auge y con bastantes salidas laborales como conferenciante, asesor de colegios o columnista en revistas educativas.

Advertencia: por un día me he desmarcado totalmente del carácter habitual del blog y me he puesto en plan graciosillo.

Las he resumido en siete principios porque me han dicho que las entradas de blog que empieza por “los 5…”, “los 7…” o “los 10…” se hacen muy populares.

1. Comience criticando la educación tradicional

Hay dos formas clásicas para hacerlo: la primera es proyectar una foto de una escuela de 1940 y otra actual (no cualquiera, sino una que encuentres que se parezca a la de 1940) y hacer ver a la gente que casi son iguales y que casi nada ha cambiado. Ellos se darán cuenta de que eso quiere decir que los profesores seguimos enseñando como en 1940. Ya han pensado lo suficiente, cambie rápido de tema antes de que piensen más y alguien se dé cuenta de que, al fin y al cabo, en una clase es necesario tener sillas y mesas para que la gente se pueda sentar y hacer cosas, y que eso hace que todas se parezcan bastante. Destaque el hecho de que todas las mesas están colocadas mirando hacia adelante, pero no deje que nadie recuerde que cuando iba al cole de niño ya se colocaban en grupos, que en 1940 no había salas de informática, los profesores no tenían por qué tener un título universitario, no se estudiaba inglés, no había una parafernalia de libros de texto chulis y con muchos colorines, no se pensaba que fuese necesario trabajar la comprensión lectora, se usaban tinteros, a nadie se le hubiera ocurrido dar una asignatura en otro idioma, la gente con retraso mental, autismo y otros problemas graves no pisaba el colegio o que los extranjeros solían escolarizarse en el extranjero. Consejo fundamental: en la foto de 1940 utilice una foto de una escuela rural, con pocos alumnos, ni se le ocurra poner una foto de una clase con 62 alumnos, no sea que alguien vaya a empezar a notar diferencias.

La segunda forma para comenzar la crítica a la educación tradicional es decir que una persona que hubiera vivido hace 200 años (el número es opcional pero conviene no ir muy atrás) y que viniese a nuestro mundo no entendería nada de lo que ve y el único lugar donde se sentiría cómodo sería en una escuela. Como antes, es importante pasar rápido a otra cosa para que nadie se ponga a pensar que hace 200 años igual no llegó a conocer ninguna escuela para poder comparar, o que en su colegio la gente que lleva más de 25 años trabajando ya se siente bastante incómoda con la intranet, la plataforma online, los padres o madres de familia con piercings y tatuajes, los tratamientos fonológicos para la dislexia, etc.

Una vez planteado el tema, tenga en cuenta que casi nadie en su auditorio sabe qué es la falacia del hombre de paja así que úsela libremente: describa la escuela actual como una continuación de la escuela “tradicional” añadiendo los detalles más escabrosos y morbosos que pueda encontrar sobre cómo los alumnos tienen que memorizar y repetir cantidades enormes de información que no alcanzan a entender, los profesores son seres arbitrarios y autoritarios que se regocijan con el ejercicio de su poder, de modo que los problemas de comportamiento y de aprendizaje son la consecuencia lógica de esta situación injusta y perniciosa. Llegados a este punto, todo el mundo estará de acuerdo en que es necesario luchar contra eso, por tanto hace falta un cambio. No importa que vayamos a cambiar algo que no existe, siempre será para mejor.

2. Diga que no sabemos cómo es el mundo en el que van a tener que vivir nuestros alumnos ni qué van a necesitar saber

Con esto ya esta casi todo hecho, porque si se acepta esto ya no hace falta preocuparse por los conocimientos que adquieran los alumnos, sólo tienen que “aprender a aprender”. Los profesores han oído tantas veces esa expresión que la darán como válida, y es dudoso que nadie pregunte cómo van a aprender a aprender si no aprenden algo.

En caso de apuro diga que los datos y los conocimientos están disponibles en internet y que sólo es necesario enseñar a los alumnos a buscarlos. Este es un momento delicado en el que no conviene que nadie piense en cuántas cosas totalmente falsas se pueden encontrar en internet. Si permite este tipo de razonamientos alguien podría tirar del hilo y llegar cuestionar el contenido de su conferencia. Tampoco deje que la gente piense que cuando ellos y sus colegas iban a la escuela tradicional tampoco se sabía en qué mundo iban a vivir ni qué tendrían que saber hacer (los de 40 años o mayores podrían poner el ejemplo de la informática). Si alguien le pregunta cómo puede ser usted tan creativo e innovador habiendo estudiado en una escuela tradicional y mera transmisora de conocimientos, diga que ha conseguido salir adelante con esfuerzo y rebeldía, o invéntese un colegio, clase o profesor que no se doblegó a la maquinaria escolar y le hizo ver la luz.

3. Proyecte imágenes del cerebro y utilice palabras que empiecen por “neuro”

Muchos piensan que este punto es el más difícil, pero no es así. No es necesario saber nada sobre el funcionamiento del cerebro para parecer un gran experto en el tema. La razón es que es difícil que en el auditorio haya alguien que tenga un conocimiento detallado sobre esas cosas. Los neurólogos y los psiquiatras no suelen trabajar como profesores escolares, además, si hay alguno en la sala, se desmayará al oirle y no protestará.

Busque alguna imagen del cerebro que tenga aspecto profesional, sugiera que no va a dar explicaciones detalladas para no aburrir y limítese a los tópicos que le suenan a todo el mundo: sólo aprovechamos una pequeña parte del potencial de nuestro cerebro, el hemisferio izquierdo es racional y analítico, el hemisferio derecho es intuitivo, emocional y creativo, el hemisferio izquierdo se encarga de las matemáticas y el lenguaje, y el derecho de las artes, las emociones, la música, etc.

No cometa el error de proyectar una imagen que indique el funcionamiento del cerebro durante una tarea concreta. Si lo hace, alguien se podría dar cuenta de que sea cual sea la tarea hay actividad en los dos hemisferios. Si se ha descuidado poniendo, por ejemplo, una imagen del cerebro de alguien haciendo multiplicaciones con decimales y le señalan que según lo explicado tendría que verse actividad sólo en el hemisferio izquierdo y no en los dos, indique que es porque el individuo de la imagen estaba resolviendo las multiplicaciones de forma creativa y no como le enseñaron en el colegio.

Si el público está receptivo se puede hablar de la necesidad de establecer conexiones entre los dos hemisferios. Es verdad que, según el modelo de los dos hefisferios cada uno con su tarea, no hace falta para nada esa comunicación. Si se siente incómodo con eso, la solución está en el concepto de “tarea compleja” que requiere la intervención de los dos hemisferios. Ni se le ocurra mencionar cosas como el cerebelo, el tronco cerebral o el sistema límbico. Para lo que necesitamos, el cerebro es único y autónomo, y se compone exclusivamente de hemisferios (nunca más de dos).

Entre las palabras con “neuro”, no se limite a la clásica “neurología”, y evite decir “neurótico” que puede crear mal rollo, o “neuropeo” que no existe. Sugiero opciones muy útiles como “neuropedagogía”, “neuroeducación”, “neuroética”, “neurodesarrollo” y “neuroestimulación”. Lo importante es que con este nuevo paradigma los alumnos van a aprender tal como aprende el cerebro.

4. Aluda a la estimulación temprana, sobre todo al gateo, la braqueación, los patrones cruzados, etc.

Una vez que ha quedado clara su superioridad en cuestiones del cerebro puede aludir a la plasticidad cerebral y a los periodos críticos. Es sano inculcar a la gente el miedo o la culpa de no estar aprovechando esos periodos críticos para optimizar el desarrollo de todo el potencial de los niños. Una vez que se sientan mal por ello, ofrezca un sistema simple para no cometer el pecado de desperdiciar lo mejor de la infancia: los patrones de movimiento (reptación, gateo, braqueación, brain gym o cualquier cosa que se le parezca), la integración de reflejos primitivos, la estimulación vestibular, la integración sensorial o cualquier otro método de estimulación controvertido y con escaso o nulo apoyo científico.

Tenga precaución si va a hablar de terapias osteopáticas, homeopatía o flores de Bach. Algunas personas podrían dudar que eso tenga nada que ver con el aprendizaje ni con lo que ha contado del cerebro, pero las anteriores encajan muy bien en el esquema y no importa que la investigación haya apreciado que mayoritariamente son ineficaces. En la profesión docente casi nadie lee artículos de investigación: suelen estar en inglés, son aburridos y casi nunca dan ideas para la clase.

Si es necesario, siempre puede acudir a una de estas justificaciones:

  • Todo esto es muy nuevo (en realidad tiene más de 30 o 40 años) así que es normal que no haya sido investigado, pero ya hay resultados muy prometedores. En poco tiempo estará completamente demostrado (esto se lleva diciendo más de 30 0 40 años, así que será verdad).
  • Está recomendado por los neurólogos (he leído un par de libros que decían eso).
  • Hay un complot contra estos sistemas porque son tan eficaces que obligan a hacer un cambio radical de todo.
  • Las personas que buscan una explicación científica a todo y que siempre piden datos son gente de mente cerrada (además son feos y no tienen amigos ni novia)

5. Utilice la pirámide de ¿Edgar Dale, de Cody Blair, del TNL, de Wilson…? Bueno, da igual de quién sea

Esta es mi parte favorita. Todo el mundo ha visto alguna vez esa cosa de que aprendemos el 10% de lo que leemos, el 15% de lo que oímos,… Da igual que el autor del triangulillo no sea siempre el mismo, da igual que los porcentajes cambien en distintas versiones, incluso que el número de fuentes de aprendizaje no sea siempre el mismo. ¿Por qué da igual? porque el esquema es tan auténtico como una foto del emperador Carlomagno haciendo paella y, a pesar de eso, se sigue difundiendo (más información aquí). A estas alturas ya se habrá dado cuenta de que uno de los pilares del oficio de asesor de innovación, tal como yo lo entiendo, es no dejar que la gente piense. Aprovéchese de que la mayoría de la gente da por cierta esa investigación que, en realidad, nunca se hizo, utilícela rápidamente para apoyar sus propuestas y pase a otra cosa antes de que nadie se ponga a analizar lo que dicen los sectores de la pirámide.

El fin justifica los medios y su fin es noble, así que no hay que sentir remordimientos por utilizar información sin fundamento. Además, a lo mejor algún día se investiga sobre el tema y los resultados coinciden con los de la pirámide. Lo más grave que podría pasar es que alguien le pida la referencia al trabajo original. Es una situación comprometida porque no existe ese trabajo original. Si se enfrenta a este problema, pida su correo electrónico y prometa mandárselo esa misma noche. Luego busque cualquier entrada de internet donde aparezca el esquema y mándesela disculpándose porque el trabajo original es un libro escrito en inglés y muy difícil de conseguir.

6. Mezcle todo

Todo lo que suene a innovador y competencial puede ser mezclado para hacer una propuesta pedagógica que conduzca al desarrollo integral del alumnado. Para que no tenga que esforzarse le ofrezco varios ingredientes a elegir:

  • El aprendizaje cooperativo: no debería faltar nunca, al fin y al cabo de esto sí que se han realizado estudios sobre su eficacia. Alguien podría preguntar por qué una estrategia útil y con resultados demostrados no tiene un éxito arrollador en las escuelas. Bendita pregunta, eso es una oportunidad más para despotricar contra la escuela tradicional, los libros de texto y todo lo que antepone la tradicionalidad al desarrollo de los alumnos.
  • Los proyectos: es un método tan moderno e innovador que dentro de poco celebraremos el centenario de la publicación del libro The Project Method (Kilpatrick, 1918). Nadie en el auditorio fue a la presentación del libro, así que adelante, es pura novedad.
  • El aprendizaje basado en problemas: si se ha utilizado en las universidades y en los centros de formación profesional, ¿por qué no va a funcionar con los niños de Primaria?
  • Howard Gardner y las inteligencias múltiples: están de moda y son maravillosamente bien aceptadas. A todo el mundo le halaga que le digan que es inteligente. Si el perfil intelectual se evalúa con un cuestionario que con preguntas como “¿te gustar pasear por el campo?” o “¿a veces tarareas canciones mientras haces otras cosas?” uno descubre nuevos talentos. No insista mucho en la premisa fundamental de este sistema, que es que uno aprenderá mejor algo si se le presenta mediante la inteligencia que tenga más desarrollada. Queda muy bien decir que el de la inteligencia musical se aprenderá las tablas cantando o el de la inteligencia naturalista interiorizará el principio de arquímedes haciendo experimentos (que le llevarán mucho más tiempo que aprendérselo de memoria). El problema es que los tipos torpecillos como yo enseguida nos ilusionamos pensando en que nos convertiremos en estrellas del baloncesto leyendo libros sobre el tema y no es así, quizá porque sólo aprendemos el 5% de lo que leemos, ¿o era el 10%? ¿Por qué no mejor mi tiro libre haciendo estadísticas de encestes? ¿Eso no me garantizaba un 80% de aprendizaje?
  • Daniel Goleman y la inteligencia emocional: está un poco pasado de moda porque con las inteligencias múltiples ya tienes inteligencia intrapersonal, inteligencia interpersonal y muchas más.
  • Estilos de aprendizaje: son fantásticos para explicar por qué unos alumnos aprenden mucho y otros poco. Los que aprenden mucho son auditivos, tienen desarrollada la inteligencia lógico-matemática y piensan con el hemisferio izquierdo (vamos que todo encaja), son los niños mimados de la escuela tradicional. En cambio, los otros son los visuales, que necesitan ver el todo en lugar de las partes, son creativos y piensan con el hemisferio derecho y con imágenes. El propio Howard Gardner (el de las inteligencias múltiples) ha declarado que los estilos de aprendizaje son una idea incorrecta, sin fundamento y que no tiene nada que ver con él, pero eso no impide que los partidarios más desinformados de las inteligencias múltiples la divulguen por ahí. Sólo hay que tener cuidado con una cosa, no empezar a hacer una enseñanza de tipo visual, no vaya a ser que resulte que los lógico-matemático-auditivos-del-hemisferio-izquierdo sigan siendo los que más aprenden. Si eso sucede podríamos volver a la época oscura en la que se pensaba que había una inteligencia general.
  • Dinámica de grupos: mande a la gente hacer algo en parejas, o en grupos, hará que piensen menos y podrá decir que su conferencia ha sido muy práctica.
  • Ken Robinson: no sabemos qué ha hecho este señor, pero sale en unos vídeos muy molones de youtube y dice cosas como que “la escuela mata la creatividad”, el fundamento de sus afirmaciones es muy cuestionable, pero lo bueno de los vídeos es que nadie puede hacerle preguntas.
  • Ipads: son mucho más innovadores que cualquier otro dispositivo electrónico y a los niños les gustan. Ya hay gente que los relaciona con las inteligencias múltiples.
  • Princesas Disney: aunque parezca poco serio, frases como “nunca dejes de perseguir tu sueño” o “puedo conseguir cualquier cosa si me esfuerzo y creo en ello” sirven tanto para películas de Blancanieves 2ª parte como para conferencias de innovación.
  • Robert Schwartz y las estrategias de pensamiento: por fin podremos enseñar a los alumnos a identificar, argumentar, clasificar, predecir, valorar… ¿Oiga, esto no suena un poco a escuela tradicional? No, no, no, en la escuela tradicional sólo se enseña a memorizar.

7. Evite proporcionar datos concretos

Sólo hay una situación en la que se deben proporcionar datos: cuando haya alguna experiencia, investigación o proyecto que sea favorable a sus propuestas. En ese caso recréese al comunicarlo. Como muchas veces no va a tener esa suerte, evite hablar de mediciones de la eficacia de sus propuestas o de otras similares.

Si no ha encontrado resultados favorables, evite mencionar trabajos de investigación. Como dije, son muy aburridos. Es mejor recomendar algún libro en el que se dé por supuesto que ya existe toda la investigación necesaria (si no ¿por qué iban a escribir libros sobre esto?).

Los profesores tienen la manía de compararlo todo y querrán saber qué resultados obtienen en las evaluaciones diagnósticas, en PISA o en la selectividad los colegios que trabajan en esta línea. Si hay algún resultado bueno, dígalo con satisfacción. Si no, salga del paso diciendo que “nosotros no entrenamos a nuestros alumnos para que hagan bien alguna” o “esas pruebas se basan en la memorización de conocimientos, nuestros alumnos son muy críticos con ellas y no entienden por qué tienen que hacerlas. Si fueran pruebas de razonamiento y creatividad lo petarían”.

Este es el verdadero terreno peligroso porque los profesores igual no saben gran cosa de neurología, pero de colegios suelen conocer mucho. Incluso si presenta un 99,7% de aprobados en selectividad puede encontrarse con la desagradable sorpresa de que alguien mencione un colegio tradicional con un 99,8%, o que directamente le pregunten por los resultados de otros centros con alumnado con un nivel socio-económico similar.

He llegado a conocer el caso de un individuo despreciable que, mientras que un conferenciante hablaba de los excelentes resultados que les estaba proporcionando la innovación, se reía a carcajadas porque estaba consultando en el móvil cuáles eran los resultados de ese centro en pruebas externas (algo que es posible hacer si el colegio está en Madrid).

Lo más socorrido en estos apuros es decir algo como “¿Conocen el Col-legi Montserrat? Si lo conocen ya saben de qué les hablo, si no, busquen información y se sorprenderán”. Otra alternativa que nunca falla es decir con aplomo “¿Para qué educamos? El fin último de la educación es la felicidad del alumno”. Sobre todo dígalo de tal manera que quede claro que las personas de mente cerrada que buscan datos y justificaciones para todo, son escépticos con la innovación y tienen el hemisferio derecho atrofiado, no quieren la felicidad de los niños. En realidad odian a los niños. Si se enfadan, no importa, porque usted ya sabe que la desorientación, el rechazo y el enojo son las primeras reacciones de las mentes cerradas ante el cambio. Deje claro que esperaba esa reacción.

Fin

Aunque la entrada es muy larga, ofrece una información completa y que difícilmente puede encontrarse en otros sitios. Espero que con esto cualquier persona pueda conocer los secretos del oficio, y convertirse en promotor, asesor o consultor de innovación educativa. Lo último que me queda por recomendar es la lectura de algún libro sobre algunos de los temas que han aparecido a lo largo de la exposición, y una buena puesta en escena.

 

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Curiosidades, Intervenciones que no han mostrado eficacia

8 Respuestas a “Los 7 principios para dar una conferencia sobre innovación educativa

  1. Juan

    ¡Qué bueno! ¡Lo que me he reído!
    El tema de las competencias, aprender a aprender, construir el conocimiento, el uso de la sacrosanta tecnología que resolverá todos los problemas … en fín papanatismo puro y duro. Lo malo es que estas ideas se implantan en todos los niveles educativos de forma casi sectaria y sin discusión. Si muestras un atisbo de escepticismo eres un retrógrado y un mal profesor.
    En fin, me alegro de saber que no todo el mundo acepta a pies juntillas todas la paridas que nos imponen los políticos y que. además, es capaz de contarlo con gracia y buen humor.
    Mi enhorabuena, no sólo por esta entrada sino por todo el blog.

  2. eDuarDo

    Tiene su sentido cómico (no estoy seguro que sea solo con este objetivo ya que creo que hay mucho más detrás, de ahí de mi necesidad de compartir estas lineas), aunque me preocupa su defensa de la escuela tradicional, si no he entendido mal, y las críticas a “lo alternativo” (muy especialmente cuando lo tradicional no ha sabido ni sabe solucionar nada).

    Creo que estos siete principios se pueden aplicar a un montón de disciplinas, áreas, etc. Por ejemplo, y que utiliza muchos de los principios que comenta está el TDAH: que sigan después de 40 años diciendo que van a encontrar la causa del TDAH… ya suena un poco a demencial…, algo que reconocen los más de 20.000 artículos que hay sobre esto donde todos recogen el “no se conoce la causa”, y desde los 90 hacían entender lo contrario, y como esta mentira fue evolucionando con el paso de los años y los libros y conferencias que diferentes expertos introducían. Evolución de la explicación del Tdah:

    – 1º el déficit de dopamina (como le ocurre a los diabéticos solían justificar para darle más credibilidad, también a su intervención farmacológica… “Nadie le niega la insulina a un diabético” -los niveles de azucar en sangre se miden de manera objetiva, la cantidad de dopaminas no ni sirven para explicar si eso determina que tengamos más o menos atención). Esta estuvo muchos años, hasta hace apenas cinco años y desde los 90.

    – 2º alteración de la función ejecutiva: he visto diagnosticados de TDAH -de dudosa rigurosidad- con una función ejecutiva mejor que la mía… También he visto niños con ella alterada, pero seguramente debido a la hipoxia de nacimiento, problemas graves en el parto o la prematuridad con la que nacieron donde su desarrollo psicomotriz (porque existe, no?), desarrollo emocional (porque existe,no?), desarrollo social (porque existe, no?), desarrollo neurológico (este existe seguro, especialmente en niños que han tenido alteraciones o daños graves en el embarazo, parto o nacimiento en los primeros meses y donde su desarrollo psicomotor es el principal indicador y se ve a través del reptado, gateo, patrón contralateral, motricidad fina, deamulación etc… ya que hay unas escalas de desarrollo por donde el “niño típico” debería pasar lo que significa que siguen los patrones evolutivos esperados con la consiguiente tranquilidad…. Sino, nos encontramos al nieto de mi vecina, un niño prematuro con algún tipo de lesión o daño que se la identifican con 16 meses su excelso pediatra, cuando no es capaz de andar, ni de sostenerse apoyado, la movilidad de la mano sugiere algún tipo de atrofia, su babeo con esa edad también, no gateo, no reptó, y alteró todos los tipos de patrones psicomotrices… pero imagino que su pediatra tampoco se creía eso del desarrollo y hasta los 16 meses no fue capaz de ver algo que imagino con 2, 3 o 4 meses ya había seguro más de un indicio para poder intervenir y estimular, donde claro que hay periodos mejores para estimular y donde el niño se va a beneficiar mejor… te invito a que hagas la prueba de tener a un niño sentado e inmovilizado en su primer año y medio de vida y después déjalo libre y que aprenda a andar, ya te digo lo que te vas a encontrar -yo me lo encuentro en consulta, casos de niños de orfanatos que dejan más que claro que hay periodos sensibles de aprendizaje y periodos críticos! para obtener un nivel óptimo de destreza en esa habilidad)

    3º problema en el área cerebral de las recompensas, este no duró mucho, pero algunos lo siguen sacando o combinándolo con algunas de las anteriores y/o posteriores posibles causas explicativas….

    4º problemas de autorregulación (que van mucho más allá de la función ejecutiva), en la capacidad de la gestión emocional y en su capacidad de autocontrol (función inhibitoria le llaman los eXpertos, no?)

    5º problema en diversos genes…. esta es la mejor de todas, y los análisis genéticos son un negocio estupendo y un engañabobos magnífico para padres, familias y profesionales que embaucan con esta hipótesis… como aquel titular del diario El Mundo de 2010 que decía “El trastorno de hiperactividad tiene un origen genético” donde afirmaban nada más y nada menos que “unos investigadores descubren que el TDAH es un problema de desarrollo del cerebro”

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/09/29/psiquiatriainfantil/1285771477.html

    …donde aún quedan coletazos de aquello.. como este de 2014.. y como no, de un supuesto experto donde sus conflictos de interés (tiene una actividad intensa y frecuente de relación con las farmacéuticas que sufragan y le pagan unas considerables cantidades de dinero por colaborar con las acciones que ellos hacen) de más de 20 años -inició con la esquizofrenia en sus años mozos en EEUU- me hacen cuando menos cuestionarme muy mucho sus afirmaciones, como esta de que “el tdah es un problema genético; los padres no tienen la culpa”,

    http://www.laverdad.es/murcia/molina/201406/05/tdah-problema-genetico-padres-20140605003402-v.html

    Dejo sus conflictos de interes para los curiosos -y para que no me tachen de conspiranoico, demagógico o de pertenecer a la Cienciología-, sacados de la guia de TDAH del ministerio del 2010:

    “Cesar Soutullo Esperón ha recibido apoyo de Almirall-Prodesfarma, AstraZeneca, Lilly, Esteve, Bristol-Myers Squibb, Janssen-Cilag, Pfizer, Pharmacia Spain para asistir a cursos y congresos; ha recibido honorarios de AstraZeneca, Lilly, GlaxoSmithKline, Janssen-Cilag, Novartis y Solvay como ponente; ha recibido financiación de la Fundación Alicia Koplowitz, Janssen-Cilag, Juste, Lilly, Rubió y Shire para programas educativos o cursos; ha realizado actividades de consultoría para la Fundación Alicia Koplowitz, Lilly (España y Europa), Juste, EINAQ (European Interdisciplinary Network ADHD Quality Assurance), Janssen-Cilag (España y Europa), Pfizer (Global), Shire (Global), Otsuka (Europa), Bristol-Myers Squibb; tiene intereses económicos como consultor clínico (jefe clínico) y profesor asociado de la Clínica Universitaria, Universidad de Navarra y conflictos de interés de índole no económico por derechos de autor por publicaciones en DOYMA, Editorial Médica Panamericana, Grupo Correo, EUNSA, Euro RSCG Life Medea; también ha declarado conflictos de interés no personal por parte de la Fundación Alicia Koplowitz, Lilly y Shire para la financiación de la creación de una unidad o servicio.”

    No debe ser difícil ser imparcial y objetivo con todo eso!

    …donde no hay aún un solo estudio en el mundo que lo demuestre (si lo tienes, por favor envíamelo) y se olvida de que hay muchos que relacionan el TDAH con el humo del tabaco, con el estrés sostenido prenatal, con la prematuridad, con los malos tratos, con bajos niveles económicos (pobreza), con deficientes capacidades parentales de los padres (de ahí imagino que funciona la intervención que se hace con padres con niños en edad preescolar, que es la que mejores resultados obtiene, muy por encima de la medicación -que como sabemos debería estar prohibida en niños en edad preescolar ya que no hay estudios ni que demuestren su eficacia en edades tan tempranas ni sobre su seguridad o efectos secundarios graves, aunque los médicos sin mucho problema la siguen recetando a niños de 4 años -visto y vivido en casos que conozco directamente-

    Y ahora lo que se hace es un refrito de las 4-5 hipótesis y como todo ahora es interdisciplinar, multitratamental, poliexplicativo, pues decimos que el TDAH es un poco todo eso -y al final nada…

    Siguiendo tus puntos apuntaría:

    1. Es evidente que la educación tradicional (la de hace más de 20 años) no debería ser la que esté en nuestras aulas. Si vas a distintos centros verás que muchas características de aquella permanecen hoy en día, no por convicción de que sea mejor ni más efectiva, sino por falta de formación y actualización profesional – si me apuras llegaría a desgana o apatía personal según edades… No creo -o no espero- que sea lo habitual pero sigue existiendo. Yo animo y animé a mamás a que denunciaran que la profesora de 1º de EP insultaba y golpeaba a sus hijas y a otras alumnas, también fruto de mi experiencia real, no la de los libros sino la que vivo cada día en función de lo que me cuentan. No lo hicieron por miedo, por tener otros problemas más importantes, por sus buenas razones. Pero este es un mínimo ejemplo (son muchas más, mis experiencias, repito, no cosas que leí o me contaron) es en 2014 vestigios de que la educación tradicional sigue en nuestras aulas y muy presente y de manera muy dañina en ocasiones. Por eso que claro que hay que criticar la educación tradicional -sin entrar ya en maneras de enseñar, memorística, de como trabajar en el aula, etc.. que eso daría para rato.

    2. Sino crees en el “aprender a aprender” pues permíteme que dude de todo lo demás con lo que puedes sostener lo que significa el aprendizaje de un niño. Un ejemplo evidente es que cualquier chico que sale de selectividad, después de 14 años almacenando datos, seguramente no te podrá contar más de un 5% -y soy generoso- de todo lo que ha tenido que memorizar para un examen todos esos años… Realmente ni creo que llegue al 1%, lo que deja claro que el sistema memorístico habitual que se utiliza no es útil ni efectivo, ni recomendable -lo digo, para aprovechar el tiempo, especialmente en una sociedad donde a golpe de click puedes acceder a la información que desees -yo me tenía que empapar de la Gran Larousse e invertir una serie de horas para hacer un mínimo y ridículo trabajo sobre las Islas Canarias, en una casa donde abundaban los libros y las enciclopedias-.

    3. Lo de mostrar imágenes del cerebro son especialistas en los congresos donde hay por medio valoraciones y exposiciones sobre la efectividad de unos u otros medicamentos. Los que más frecuenté son los de TDAH y esquizofrenia (el primero en el año 2001, invitado por los psiquiatras donde hacía el practicum de Psicología y donde me quedé asustadísimo del supermercado que montó el señor que nos venía a hablar de las “Psicosis y las edades del Hombre” o algo así, donde lo único que se dedicó fue a ofrecer gráficas -muchas de ellas sesgadas como le hicieron notar ciertos profesionales allí presentes para magnificar la fiabilidad de un fármaco nuevo con respecto a los anteriores. Así estuvo todo un día, eso sí, los pinchos y la comida que pagó la farmacéutica estaban de lujo).

    En el TDAH siguen utilizando una imagen de los años 90 -que ya te digo yo como andaba la neuroimagen de aquellos años- para justificar lo que llaman un cerebro de un TDAH y un cerebro de un ser normal y corriente… cuando saben que a dia de hoy, 12/11/2014 siguen sin existir una sola prueba neurofisiológica que permita diagnosticar un tdah (si la conoces, te agradezco nuevamente que me la envíes). Yo hasta conozco un señor en Zaragoza que dice tiene una máquina que detecta el tdah… ahora ya en horas bajas, pero que hizo su agosto a principios de 2000, con sus huevos! (perdón por la expresión).

    Claro que utilizar lo neuro, con sentido y con cabeza sin distorsionar la realidad, es fundamental y necesario, sobre lo que se sabe claro…

    4. Totalmente de acuerdo con las flores de Bach, homeopatía -tengo mis dudas con la osteopatía, no por falta de investigación sino por casos de niños donde sí hubo cambios importantes, igual me ocurre con la optometría comportamental… La verdad es que la investigación me da bastante igual sobre todo cuando tengo una niña que lleva años con determinados problemas, donde nadie le da ninguna solucion ni apoyo efectivo, pasando y haciendo con más pena que gloria lo que sus compañeros en el colegio y que después de unas u otras intervenciones comienza a haber cambios a nivel terapéutico y mejorías -ya se que no se puede determinar siempre el causa efecto pero ante la setencia médica de “su hijo no va a ser capaz de…” o “su hijo nunca llegará a…”, vamos, lo tengo claro que hasta lo emborracho de bach, de homeopatía y de lo que haga falta SI NADIE ME DA OTRA SOLUCIÓN QUE TENGA RESULTADOS (que suele ser el gran grupo de todos los que llegan a la terapéutica alternativa).

    Como ya te conté antes, obviar el desarrollo psicomotriz como indicador de deteccióh y diagnóstico -e intervención- ya me parece que roza el delito neuropsicopedagogico, no? Como el pediatra del que te puse el ejemplo, creo que ese señor no debiera seguir ejerciendo su profesión, o por lo menos, no sin re-formarse (si es posible) o trans-formarse en profesional interesado y preocupado por hacer bien su trabajo.

    5. Se ha hablado mucho de la pirámide que desconozco si existe, se ha investigado o no… pero sí se que hay muchas cosas de esa pirámide que se conocen y se demostraron como muy eficaces… Dejo este interesante artículo donde hablan de todo esto.. El genial Jesús Guillén aquí nos lo disecciona, con su entrada ¿Qué funciona en educación?

    http://escuelaconcerebro.wordpress.com/2014/11/10/que-funciona-en-educacion/

    …y aunque no hablan de la pirámide, sí hablan de las cosas que funcionan en educación para que los niños aprendan y que no se hacen habitualmente, o no en mayor medida…. La repetición de curso (algo con lo que he peleado con muchos centros y acabo en inspección por este motivo) se verá que siendo algo que se sigue utilizando para “ayudar al niño”, es algo que realmente está muy lejos de conseguir ese propósito (y eso que es una medida que defiendo en contadas ocasiones).

    Es muy significativo que lo que mayor tamaño del efecto tiene son las expectativas del profesor en el alumno con un 1,44!! Como para no repensarse una revisión del modelo de educación que tenemos hasta ahora, no??

    https://escuelaconcerebro.files.wordpress.com/2014/11/correccic3b3n-test-de-hattie1.pdf

    http://visible-learning.org/hattie-ranking-influences-effect-sizes-learning-achievement/

    6. También aquí daría para un largo y tendido debate, pero me quedo solo con lo de Ken Robinson, un desconocido? yo buscando en la wikipedia y en su biografía la verdad es que no me parece el panadero de la esquina -con todos mis respetos a los panaderos, familia que comparto en mi día a día-, igual fue que no hubo voluntad de buscar ya que lo encuentro más dotado, preparado y con la experiencia necesaria para hablar de educación -indudablemente más que el defenestrado ministro (cabeza de turco de una ideología, seamos sinceros) de educación de nuestro país- que la gran mayoría que habitualmente hablan de educación -especialmente los académicos que no pisan el frente de batalla, que son tantos…-

    …algo sobre este señor que encontré en la red

    http://www.thinkingheads.com/conferenciantes/ken-robinson

    http://es.wikipedia.org/wiki/Ken_Robinson

    http://sirkenrobinson.com/about-2/

    Creo que tiene de sobra licencia (por su itinerario profesional) para decir que la “”escuela mata la creatividad”, de hecho, lo explica estupenda y diáfanamente, no solo dice cosas sin argumentarlo. Pero que cada uno piense lo que le parece.

    Que el aprendizaje por proyectos se haya descrito en el 1918 no quiere decir que se lleve a la práctica o se conozca como hacerlo. En mi ciudad conozco solo tres centros (uno el de mis hijos) donde es una metodología habitual -e imagino que especialmente en Infantil, donde aún se puede “perder el tiempo” en esas cosas, a ver como discurre la primaria-… y debe haber más de 60 centros educativos en la ciudad y comarca. No me parece de más hablar sobre ello, de hecho me parece hasta necesario, principalmente, saber como llevarla a cabo de manera práctica, real y a lo largo de un trimestre.

    De Gardner que te voy a contar que no te haya contado ya….

    Te remitiría a la metodología utilizada por Fernández Bravo para la enseñanza de las matemática y para la formación del profesorado futuro -y presente- para que entendieras que si hay otras maneras mejores de hacer escuela y que obviarlas es un claro retroceso y un “delito educativo” para con los niños de este país. Te remito a esta metodología porque colaboro con un profesor particular que trabaja mucho desde la matemática manipulativa, constructiva, que se aprende mejor cuando se descubre… y que me ayuda a revivir a niños que están en la UCI de la autoestima académica… y te aseguro que los resultados son asombrosos, simplemente explicándo las mates de otra manera, en sincronía y sintonía con el alumno que tiene delante… también sus resultados académicos mejoran sustancialmente… pero eso es solo una consecuencia de lo anterior…

    De Goleman te recogería el “solo aprendemos lo que nos emociona -positivamente” (creo que el hecho de que las expectativas del profesor sean la principal influencia en el rendimiento de los alumnos en la escuela habla por si solo de como esa sintonía juega un papel principal, así como toda mi esfera afectiva… y claro que los rabiosos y malhumorados aprenden… pero de otra manera cualitativamente distinta)… hay también suficiente investigación donde el peso de las emociones en el aprendizaje es fundamental para obtener resultados adecuados. Obviarlo y o ridiculizar esto.

    7. Creo con respecto a lo que dices de los datos me quedo con lo que (le atribuyen que) dice Churchill, de “solo me fio de las estadísticas que he manipulado”.

    No son pocas las sentencias (ni pecunariamente irrelevantes) que han culpado a la industria farmacéutica de falsear, omitir, tergiversar o distorsionar los datos. Para muestra, un botón de lo que hacen con los datos y la medicina basada en la evidencia MBE (que me interesa evidenciar QMIE):

    esta es fresquita, de hace un mes:

    http://www.expansion.com/2014/09/19/empresas/industria/1411123867.html

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2005/08/19/industria/1124479737.html

    http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2011/06/04/00031307210224692900489.htm

    http://www.diariopopular.com.ar/notas/502-condenan-johnson-johnson-un-tranquilizante

    http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/209646502/empresas-finanzas/noticias/1511496/09/09/Multa-de-2300-millones-de-dolares-a-Pfizer-por-comercio-irregular-de-farmacos.html#.Kku8dtKegVRFpOr

    http://www.libertaddigital.com/sociedad/condenan-a-la-farmaceutica-merck-a-pagar-229-millones-de-dolares-por-su-medicamento-vioxx-1276258864/

    http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2009/04/07/0003_7639594.htm

    http://www.rtve.es/noticias/20131120/juez-condena-farmaceutica-indemnizar-afectados-talidomida/796841.shtml

    Habría muchísimas más… Esto es lo que ocurre a veces con los datos, que según para qué y cómo se utilicen pueden ser muy peligrosos. Yo me sigo fiando más de lo que la mamá o el profesor de un niño me dice que le ayuda que lo que los libros y las investigaciones promueven -sobre todo cuando hay evidencia real de que hay intervenciones que funcionan también, aún sin estar en el ranking oficial apoyado por las investigaciones.

    Creo que es peligroso hablar ligeramente de las cosas, muy en la linea de lo que se critica curiosamente, pero especialmente cuando seguro que se habla principalmente desde el desconocimiento y no desde la certeza experiencial -que seguro que también la hay!-.

    • Hola Eduardo:

      No te imaginas cómo envidio tu facilidad para escribir. Yo resumiendo, sobre el TDAH (aunque este es el blog de la comprensión) considero muy prudente la postura que describe este señor http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/47EADFE7-470B-4BC7-B903-373C2E834804/278105/Bit_v21n6.pdf Igual fuiste tú el que me lo recomendó. Sin duda tenéis muchos puntos en común.

      Con el tono satírico de la entrada igual no ha quedado clara una idea importante: decir que los colegios se enseña como hace 50, 40 o 20 años es un brindis al sol. La escuela ha ido incorporando, y sigue haciéndolo lo más eficiente de cada época y de cada movimiento, pero no va a preparar a los alumnos para las necesidades del futuro porque no sabemos cuáles van a ser. Desgraciadamente no podemos conocer más que las del presente y, como mucho, la de un futuro muy próximo.

      Respecto al aprender a aprender, me reitero en que para eso tienes que practicar lo de aprender, y para aprender aprendes algo. Dado el tema de este blog recuerdo que lo que mejor predice cuánto va a entender alguien sobre un texto es cuánto sabe sobre el tema del que trata el texto. Los datos están accesibles a golpe de clic, pero tengo dudas de que la información sea accesible.

      Veo que tenemos puntos en común con lo de las imágenes del cerebro. Dan un aura de ciencia y prestigio y claro te pueden colar lo que sea, sobre todo si no sabes mucho sobre el tema, que es mi caso, aunque sospecho que la última gente a la que he escuchado hablar sobre los hemisferios cerebrales no sabía mucho más que yo. Y sí la neurología es una cosa seria que puede aportar mucho a la educación, pero creo que aún están muy lejos de tener modelos o estrategias que puedan tener utilidad en el aula.

      Si la osteopatía y la optometría comportamental tienen técnicas o recursos útiles para mejorar el aprendizaje, serán bienvenidos, pero sería de agradecer que estuvieran respaldados por un modelo explicativo convincente (sobre todo para la osteopatía, aunque de la OC siempre me ha sorprendido que combinen intervenciones basadas en modelos poco compatibles) y por resultados obtenidos con los métodos de estudio más rigurosos que se puedan emplear. El problema de los casos particulares es que si no se valoran los resultados de forma sistemática (por ejemplo con buenos diseños de caso único) se acaban en sí mismos. Si tu conoces a alguien que le fue bien con X y yo a alguien que le fue mal con X, ¿qué conclusión sacamos más allá de que a uno le fue bien y al otro mal?

      De la súper-revisión de Hattie, como puedes ver, hice mis deberes, aunque tarde
      https://clbe.wordpress.com/2014/02/25/las-mejores-y-las-peores-intervenciones-para-mejorar-el-rendimiento-escolar/
      Te recomiendo esta herramienta:
      http://educationendowmentfoundation.org.uk/toolkit/
      Yo me he entretenido mucho con ella, me encanta, tanto por lo que sale como por lo que no sale…

      No, Ken Robinson no es ningún desconocido: me mandan vídeos suyos todos los meses. A veces pregunto a la gente que me los manda dónde trabaja, si ha sido profesor o que me recomienden algo que haya escrito para leer con más detenimiento. Te imaginas la respuesta… por eso, lo que comentaba de que no sabemos muy bien qué ha hecho. Al menos tú te has molestado en buscar información. Curiosamente, lo de que la escuela mata la creatividad viene de un estudio que hizo sobre la evolución del pensamiento divergente, que no he podido leer más que en un resumen extenso, pero que me pareció que tenía muchos problemas. No sé si los niños que no van a la escuela (no me refiero a los que, tristemente, no pueden por falta de medios sino a los del “homeschooling”) son más creativos que los que van a la escuela, faltó evaluar a un grupo así para ver si la bajada de puntuaciones en pensamiento divergente es una mera consecuencia de la edad, no de la escolarización. Sin embargo, me encanta como se explica, ojalá hablase yo la mitad de bien que él.

      En realidad no tengo nada contra el aprendizaje colaborativo ni contra el aprendizaje por proyectos, que me parecen herramientas consolidadas y, sobre todo la primera, han probado su eficacia. No tengo ningún problema con que se hagan experiencias o investigaciones combinándolas con otras estrategias, pero antes de pretender establecerlo como una guía para los colegios que se hagan las experiencias o las investigaciones, por favor.

      Gracias por la referencia a Fernández Bravo. No lo conocía. He estado teniendo interés por el ABN pero no he tenido tiempo para informarme seriamente. Cuando me toque el momento matemático lo miraré.

  3. ¡Enhorabuena por el post! Ocurre demasiado a menudo que las personas que se dedican a la “innovación educativa” no recurren a prácticas basadas en la evidencia sino en modas pasajeras para diseñar sus “propuestas”. La labor de un maestro es central para el bienestar y progreso de una sociedad y, sin embargo, parece que en educación todo vale. Sin duda, la formación científica de los futuros profesores en las universidades sería la mejor forma de prevenir la difusión -y puesta en práctica- de muchas prácticas pseudocientíficas.

    • Gracias Marta.
      También hay que tener en cuenta que en muchos colegios el uso de métodos “novedosos” o que les distingan de otros colegios es una cuestión de “marketing”.

      • Illa Endora

        Hombre, no creo que a estas alturas tanta tontería no se vea claro que es simple cuestión de “marketing”. Como lo de inventar síndromes a los alumnos para que unos cuantos puedan vivir de “curarlos”.

  4. En concreto, creo que vivimos en un mundo de apariencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s