¿Afecta el número de alumnos por profesor a la competencia lectora?

Se ha aprobado la posibilidad de aumentar hasta un 20% el número máximo de alumnos por aula en Educación Primaria y Secundaria Obligatoria. El Real Decreto-ley 14/2012 no oculta que forma parte de un conjunto de medidas encaminado a conseguir la estabilidad presupuestaria, y se sugiere que tiene un carácter transitorio “en tanto subsistan en la normativa básica en materia de oferta de empleo público las medidas limitativas de incorporación de personal de nuevo ingreso”. Profesores y sindicatos se han opuesto a esta medida argumentando que producirá un deterioro en la calidad de la enseñanza. Así que puede ser interesante analizar qué sabemos sobre los efectos del número de alumnos por aula y el número de alumnos por profesor.

En primer lugar, quiero señalar que la idea de que el ministro José Ignacio Wert defiende el aumento del número de alumnos por aula porque permite una mejor socialización de los alumnos, me parece una forma bastante sesgada de contar lo que realmente dijo (aquí se puede encontrar una grabación). Es evidente que se está refiriendo a aulas con un número muy pequeño de alumnos.

En segundo lugar, recomiendo la lectura de Esos análisis que carga el diablo y de Ah, la ratio, que analizan los posibles efectos del aumento basándose en datos del sistema educativo español (como casi siempre la mayor parte de la investigación sobre el tema se ha hecho en Estados Unidos).

En tercer lugar conviene tener en cuenta que una cosa es el número de alumnos por aula, y otra el número de alumnos por profesor. Un aula con 20 alumnos tendrá asignado un tutor, pero en un colegio de Primaria con 18 aulas no tiene por qué haber solo 18 tutores. Puede haber orientador (en algunas comunidades autónomas), profesorado de apoyo y especialistas en idiomas, música, educación física,… Normalmente la suma de la jornada laboral de todos estos profesores es más que la jornada laboral de 18 profesores. Lo habitual es que el número de profesores con que cuenta un centro escolar se calcule según el número de aulas. Hacerlo según el número de alumnos produciría serios problemas de organización. Si un aula con 20 alumnos tiene un tutor y una hora de música, un aula con 10 alumnos tendría medio tutor y media hora de música.

Datos recogidos

En esta gráfica se puede ver la evolución del número de alumnos por profesor en España. Me imagino que a algunos les bastará para alcanzar sus propias conclusiones según las mejoras que hayan percibido entre 1991 y 2008 fechas  entre las que se ha reducido casi en 7 el número de alumnos por profesor.

Evolución del número de alumnos por profesor

Extraído de Indicadores Educativos del Ministerio de Educación

En las evaluaciones de la competencia lectora de PISA realizadas desde el año 2000 los resultados de España han sido: PISA 2000: 493 puntos, PISA 2003: 481 puntos, PISA 2006: 461 puntos, PISA 2009: 481 puntos. Desde luego las puntuaciones no han mejorado.

Cuando algún compañero me presenta como propuesta magnífica de mejora de la educación la reducción del número de alumnos, le suelo decir que lo que se ha estudiado sobre el tema indica que hacen falta reducciones bastante grandes para que se noten los efectos. En muchas ocasiones el debate suele terminar diciendo que los estudios no pueden tener en cuenta muchas de las variables importantes. En el caso del rendimiento entre los años 2000 y 2009 se podrían añadir datos como el aumento del nivel educativo de los padres de los alumnos, o la evolución de la inversión en educación, pero lo cierto es que PISA es una prueba que siempre mantiene la misma media (500 puntos), de modo que la conclusión de que un país se mantiene igual porque obtiene puntuaciones parecidas en sucesivas ediciones de la prueba implica suponer que no ha habido mejoras (o empeoramientos) generales del conjunto de países que realizan la evaluación.

A continuación se ofrece una gráfica extraída del Primer Estudio Internacional Comparativo sobre Lenguaje, Matemática y Factores Asociados en Tercero y Cuarto Grado. Se trata de un estudio realizado en alumnos de 3º y 4º curso de Primaria de países de América del Sur y El Caribe.  El texto nos dice que los resultados obtenidos están “en concordancia con la tendencia general mostrada por otras investigaciones, que señalan que en materia de rendimiento un mayor número de alumnos por sala de clases tiene un efecto negativo de proporciones sumamente pequeñas”. El Informe Técnico del estudio nos dice “el efecto es relativamente débil, ya que a una reducción de 10 estudiantes se asocia un aumento de rendimiento de aproximadamente 5 puntos en cada una de las pruebas” (las escalas se construyeron con una media de 250 puntos y una desviación estándar de 50). Por tener una referencia, el clima de aula se relaciona con diferencias de 92 puntos, el que los padres lean a veces, con diferencias de 3 puntos, y de casi 6 puntos si lo hacen a menudo.

Extraído de Casassus et al. (2000). Primer estudio internacional comparativo. Segundo informe. Santiago de Chile: Unesco   

Quizá el estudio más citado sobre los efectos del tamaño de la clase en el rendimiento es Meta-Analysis of Research on Class Size and Achievement, un metanálisis de Glass y Smith, publicado en 1979 que no he podido conseguir. Pero buscándolo he encontrado un par de revisiones narrativas que nos informas de varios proyectos de investigación sobre el efecto del tamaño de la clase. Desconozco quién es el autor de la que se titula How Smaller Class Size Affects Student Achievement: A Literature Review of the STAR project and other studies. La otra revisión es de Bruce Biddle y David Berliner (2002), y se titula What Research Says about Small Classes and their Effects.

En estas revisiones se tratan algunos programas de estudio de los efectos de la reducción del número de alumnos por clase en la enseñanza inicial (infantil y primeros cursos de primaria):

  • Indiana’s project Prime Time, que trató de reducir el tamaño de las clases a 18 alumnos por profesor.
  • Student-Teacher Achievement Ratio (STAR) project, de Tennessee. Comparó clases con de 13 a 17 alumnos con clases de 22 a 25 alumnos y clases con de 22 a 25 alumnos y profesor ayudante.
  • Student Achievement Guarantee in Education (SAGE) project, de Wisconsin. Comparaba distintas configuraciones de clase: clase con 15 alumnos, dos clases de 15 alumnos con espacio compartido, clase de 30 alumnos con dos profesores, clase con de 16 a 20 alumnos en la que había un segundo profesor para ciertas áreas.
  • California Class Size Reduction Program (CSRP), de California (obviamente). Comparaba clases con más y con menos de 20 estudiantes.

Se han hecho numerosas publicaciones sobre estos estudios que, en general, muestran efectos positivos de los grupos reducidos en diversas áreas como rendimiento escolar (incluyendo resultados en pruebas de lectura), problemas de comportamiento, o rendimiento futuro. Otro efecto interesante es que las ventajas observadas son mayores en los alumnos provenientes de familias de bajo estatus socio-económico, contribuyendo a homogeneizar el rendimento de la clase. También hay autores que se han mostrado críticos, especialmente con cuestiones de método como la forma de asignar a los profesores, la alta tasa de abandono que hubo durante los estudios, o la forma de seleccionar las escuelas que ofertaban los programas.

También he encontrado revisiones con una perspectiva menos favorable a la reducción de alumnos, como la de Matthew Chingos y Grover Whitehurst (2011), titulada Class Size: What Research Says and What it Means for State Policy. Esta revisión cita algunos estudios con resultados dudosos y dos estudios con resultados nulos.

Sin conclusión

De momento la cosa queda de la siguiente manera: hay bastante investigación sobre los efectos del tamaño de la clase sobre el rendimiento de los alumnos. Solo el metanálisis de Glass y Smith, publicado en 1979 ya había identificado 80 estudios. Estos estudios varían en la calidad de su método. Generalmente se reconoce que el estudio de mayor calidad que se ha realizado hasta el momento es el proyecto STAR, de Tennessee, uno de los estudios que encuentra mayores efectos positivos de la reducción del tamaño de la clase.

Cuando se revisan los estudios realizados se puede llegar a conclusiones diversas dependiendo, especialmente, del criterio que se siga para elegir los estudios. Tanto quienes son favorables a reducir el tamaño de las clases como quienes están en contra de ello se ponen de acuerdo en algunos puntos. El primero es que los efectos de la reducción del número de alumno por clase se notan especialmente cuando se forman clases de 20 alumnos o menos. El segundo es que los alumnos provenientes de grupos desfavorecidos se benefician más de las ventajas de la reducción, y el tercero es que la investigación disponible se refiere a alumnos de Educación Infantil o de los primeros cursos de Educación Primaria, y que sería aventurado suponer que se puedan extrapolar a cursos superiores.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Evaluaciones internacionales, Evaluaciones nacionales, Métodos de mejora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s