Eficacia de las intervenciones con familias

Sabemos que el estatus socio-económico-cultural de la familia de los alumnos es, probablemente, el mejor predictor de su rendimiento académico y de su nivel de comprensión lectora. Si la familia tiene tanta influencia es lógico que se planteen intervenciones centradas en ella, especialmente pensando en las familias con un estatus más bajo. En el caso de la comprensión lectora estas intervenciones son muy atractivas, ya que hacen posible un trabajo individual con los niños, que en el colegio no suele ser posible (a pesar de que la mayoría publicitan una educación individualizada), y pueden producir cambios en la dinámica familiar que se mantengan a lo largo del tiempo.

Anteriormente comenté una revisión de Monique Sénéchal (2006) que resultó bastante insatisfactoria ya que el número de muestras analizadas era muy pequeño, no siempre se consideraban las mejoras en la comprensión, y las evaluaciones se realizaban, casi siempre, inmediatamente después de la intervención.

Van Steensel, McElvany, Kurvers y Herppich (2011) han publicado una revisión sistemática en la que se pueden encontrar datos más útiles. En primer lugar, se analizaron 47 grupos distintos, y se distinguió entre los efectos en la descodificación y los efectos en la comprensión. Los estudios seleccionados comparaban un grupo experimental, de al menos 10 niños, con un grupo de control. Todos los participantes eran niños de educación infantil o primaria. Se descartaron todos los estudios centrados en grupos específicos, como niños con dificultades de aprendizaje, problemas de lenguaje, retraso mental o problemas emocionales o de comportamiento.

Las familias recibieron distintas intervenciones. Las más frecuentes fueron: Dialogic Reading, Paired Reading, Hippy, Project Primer y Project Ease. El tamaño general del efecto sobre la comprensión fue d = 0,22, que es un tamaño entre pequeño y moderado (sería un efecto comparable a pasar de tener un cociente intelectual 100 a 103). El intervalo de confianza (95% de probabilidades de que el tamaño del efecto real esté en ese intervalo) fue de 0,15-0,29, de modo que los programas parecían tener un efecto positivo aunque pequeño sobre la comprensión lectora de los alumnos.

Al analizar distintas características de los programas y las investigaciones no se encontraron diferencias significativas. La diferencia más grande fue la forma de seleccionar a los alumnos: cuando los alumnos eran asignados al grupo experimental o al grupo de control de forma aleatoria los tamaños del efecto eran más pequeños, aunque la diferencia no llegase a ser significativa.

Los autores detectan un problema que afecta a los estudios de intervención en lectura a través de las familias: solo en una tercera parte de los estudios analizados se había incluido una medida de fidelidad al tratamiento que comprobase que las familias estuviesen aplicando adecuadamente las técnicas y estrategias del programa. De los estudios en que se supervisaba la fidelidad al tratamiento solo en uno se hizo de forma sistemática.

Aplicación

¿Qué conclusión se puede sacar de esta revisión? Que la investigación acerca de los programas de entrenamiento para familias producen ciertas mejoras en la comprensión lectora de los niños. Ya sea por los propios programas o por las dificultades de las familias para aplicarlos correctamente, estas mejoras son discretas.

(Imagen de heatherspeechtherapy.com)

La estrategia más utilizada en los programas analizados aquí fue la de lectura compartida (shared reading), que se puede realizar de distintas formas. Lo que tienen en común casi todas ellas es que se emplean materiales de lectura fáciles y predecibles, el adulto  lleva el mayor peso de la actividad leyendo la historia y promoviendo la participación del niño mediante pausas y preguntas para que pueda realizar predicciones, comentarios o mostrar su comprensión de la historia. Una vez leída la historia se da al niño la oportunidad de contarla o leerla de nuevo. Es habitual que se realicen varias lecturas del mismo texto, centrándose cada vez  en un aspecto distinto: el disfrute con la historia, la comprensión, el vocabulario, o la lectura correcta de palabras difíciles.

En los colegios se utilizan libros de gran tamaño que puedan ser vistos por todos los alumnos mientras el profesor lee, o, más recientemente materiales de lectura proyectados en pizarra digital. En la lectura de los padres con sus hijos no es necesario utilizar estos materiales especiales. En los colegios también es habitual complementar la actividad con la realización de trabajos (dibujos o murales) relacionados con el texto leído.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Intervención basada en evidencias, Para leer

Una respuesta a “Eficacia de las intervenciones con familias

  1. Pingback: Lectura por placer y comprensión lectora | Comprensión lectora basada en evidencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s