Cuando el trabajo cooperativo no funciona

En esta entrada comento un informe del Centro Nacional de Evaluación Educativa (NCEE) del Departamento de Educación de Estados Unidos. El informe se titula The Impact of Collaborative Strategic Reading on the Reading Comprehension of Grade 5 Students in Linguistically Diverse Schools, y resulta muy útil para ilustrar algunas cuestiones sobre la relación entre investigación y toma de decisiones en educación.

Portada del manual (imagen de Amazon)

En posts anteriores se ha señalado que existen evidencias de que el aprendizaje cooperativo es útil para mejorar la comprensión lectora. Pues bien, la investigación que se describe en el informe NCEE no encuentra que existan diferencias significativas entre una intervención con un sistema denominado Collaborative Strategic Reading (CSR) y la participación en las actividades normales de clase.

El CSR es un sistema en el que se enseña a los alumnos el uso de cuatro estrategias de comprensión, y éstos las practican en pequeños grupos cooperativos. La eficacia del sistema ha sido estudiada durante más de 10 años. El estudio del NCEE utilizó una muestra mayor que las empleadas anteriormente, abarcando varios colegios, y asignó aleatoriamente a las clases a la instrucción CSR o al grupo de control.

El caso es que, como he indicado, después de un año utilizando el CSR, no se observan mejoras significativas ni en los estudiantes con inglés como lengua materna, ni en los que provenían de familias con otros idiomas. ¿Por qué esta falta de resultados? El informe apunta a dos posibles causas:

La primera causa es que la investigación anterior se había realizado con procedimientos cuasi-experimentales, con menor validez interna, mientras que el diseño actual controla mejor la posibilidad de obtener resultados positivos debidos a causas ajenas al tratamiento empleado.

La otra posibilidad es que en los estudios anteriores la instrucción CSR había sido aplicada por los propios investigadores, expertos en el sistema, mientras que en el estudio del NCEE se entrenó a los profesores habituales de los alumnos para aplicar el programa. Los profesores recibieron dos jornadas de enseñanza del método y se realizaron cuatro sesiones de seguimiento a lo largo del curso.

En relación con esa segunda posibilidad hay que tener en cuenta que el 15% de los profesores manifestaron haber aplicado el CSR menos de dos veces a la semana, y en la observación a los profesores se encontró que de las 5 acciones que un profesor debería realizar durante una sesión de CSR, solo el 22% de los profesores empleaba el repertorio completo. El 57% de los profesores utilizaba 3 o menos de esas acciones.

El estudio del NCEE, a pesar de ser el de mejor calidad realizado del Collaborative Strategic Reading, no nos dice si la falta de resultados se debe a la ineficacia del programa o a una aplicación deficiente del mismo. Pero sí nos da una información muy útil: a pesar de que existan resultados que apuntan a la utilidad de una intervención, hay que considerar si esa utilidad se puede generalizar a toda la población o si sólo aparece en las circunstancias en que fue investigada.

La herramienta que ofrece la ciencia para solucionar este problema es la replicación: repetir las investigaciones introduciendo pequeñas variaciones en sus condiciones para comprobar si se obtienen resultados similares y qué condiciones influyen en la eficacia de las intervenciones.

Deja un comentario

Archivado bajo Grupos cooperativos, Intervenciones que no han mostrado eficacia

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s