Peligros de basar la mejora de la comprensión en la localización de ideas principales

Creo que uno de los métodos más extendidos para la mejora de la comprensión lectora es el que podríamos llamar “buscar la idea principal y subrayarla”. Cuando manifiesto en la universidad mis dudas acerca de este enfoque se suelen producir bastantes comentarios del tipo de “así es como nos han enseñado que hay que hacerlo” o “eso es lo que nuestros profesores hacían con nosotras”. Yo suelo contarles que mis profesores también hacían eso conmigo, pero que en aquel momento de la (pre)historia no consideraban que estuviesen aplicando un método de mejora de la comprensión lectora, sino que estaban enseñando una técnica de estudio. El objetivo de mis profesores no era que entendiese mejor el texto sino que pudiese aprenderme con más facilidad su contenido. Las dos cosas están relacionadas, pero no son lo mismo. Por ejemplo, me pregunto: si el subrayado de las ideas principales es un facilitador de la comprensión, ¿por qué se suele aplicar casi siempre en textos expositivos y no en textos narrativos? Me imagino que en la técnica de estudio que se convirtió en herramienta para la mejora de la comprensión queda aún mucho de técnica de estudio.

Para acabar de sembrar dudas suelo plantear que si el alumno no comprende el texto difícilmente podrá localizar sus ideas principales, porque no lo entiende, y si es capaz de localizarlas es, probablemente, porque entiende el texto, y ese ejercicio no le aporta gran cosa nueva.

Estas reticencias no son especialmente originales ni modernas. Por estas fechas cumple 20 años un artículo de Nuria Carriedo y Jesús Alonso titulado “Enseñanza de las ideas principales: problemas en el paso de la teoría a la práctica“.

La introducción del artículo sorprende por su actualidad:

Uno de los sueños de todo educador es encontrar conceptos o métodos que sean a la vez poderosos y extremadamente simples.
La “idea principal” se ha presentado como una de estas panaceas que permite construir estrategias de comprensión lectora adecuadas a los relativamente complejos modelos cognitivos, mediante un procedimiento de atractiva sencillez. En este artículo se aborda uno de los problemas más importantes y menos tratados de este prometedor enfoque. La propia denominación de la “idea principal” supone la existencia de una única idea principal y la univocidad de ésta: todo el mundo convendrá en una única y misma idea, la del maestro será la misma a la de cada uno de los alumnos.

Para tener más información sobre el problema que se plantea, los autores, preguntaron a 428 alumnos de 6º, 7º y 8º de EGB (equivalentes a 6º de primaria, y 1º y 2º de ESO) por la idea principal de 22 textos cortos extraídos de libros de texto. Tras analizar y clasificar las respuestas de los alumnos se observó que el 60% eran incorrectas (no daban información relevante sobre el texto).

Un 23% de las respuestas correspondían con ideas principales, definidas como resumen de los contenidos explícitos del texto que contiene afirmaciones generales que sintetizan los contenidos específicos y prescinden de los redundantes. El resto de las respuestas correspondían a palabras clave (término que identifica el concepto más importante del texto), título (nombre que se da al texto), interpretación (generalización sobre el universo que desarrolla el texto que no corresponde específicamente a su tema) o tema (frase que informa sobre el tema del texto pero sin revelar contenidos específicos).

Cuando se presentaron 8 textos sobre ciencia a 11 profesores de 6º a 8º de EGB pidiéndoles que identificasen para sus alumnos la idea principal, el 22,5% de las respuestas fue incorrecta, el 60% respondían a la idea principal, tal como se ha definido en el párrafo anterior. El resto de las respuestas correspondían a las categorías interpretación y tema.

Es posible que los alumnos y profesores actuales tengan más formación sobre las ideas principales, la forma de identificarlas y la forma de enseñar a identificarlas que los de hace 20 años. Por cierto, algunos de los profesores actuales son los alumnos de hace 20 años.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Métodos de mejora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s