El tamaño del efecto

Anteriormente se ha mencionado la importancia del nivel de evidencia que respalda a una intervención educativa. Pero, aunque una intervención para mejorar la comprensión lectora haya obtenido, de forma consistente, resultados significativos, puede que no sea recomendable su aplicación. Por ejemplo, puede suceder que una intervención que produzca una mejora ligera resulte muy costosa en materiales y tiempo.

Para una práctica eficiente resulta útil conocer el tamaño del efecto, una medida estadística que cuantifica la relación entre dos variables, o la diferencia entre dos grupos. La d de Cohen es una medida muy difundida en la que el tamaño del efecto se calcula restando la media obtenida por el grupo experimental menos la media del grupo de control y dividiendo el resultado entre la desviación típica de la población a la que pertenecen ambos grupos (en educación no suele ser habitual conocer la desviación típica de la población, de modo que se suele utilizar la del grupo de control o se combinan la del grupo experimental y la del grupo de control).

Se puede considerar que la d de Cohen representa el número de desviaciones típicas que separan a dos grupos. Por ejemplo, una d de 0,5 indica que la diferencia entre el grupo experimental y el grupo de control en la variable evaluada (comprensión lectora) es de media desviación típica. Cohen dio algunas referencias para interpretar la magnitud de los tamaños del efecto:
– d = 0,20: tamaño del efecto pequeño.
d = 0,50: tamaño del efecto mediano.
– d = 0,80: tamaño del efecto grande.

Información adicional:

· Un programa para calcular la d de Cohen y la r (otra medida del tamaño del efecto).

About these ads

10 comentarios

Archivado bajo Niveles de evidencia

10 Respuestas a “El tamaño del efecto

  1. Pingback: Sobre entrenamiento perceptivo-motor, integración sensorial y lentes de colorines (2) | Comprensión lectora basada en evidencias

  2. Pingback: Medida del tamaño del efecto con la g de Hedges | Comprensión lectora basada en evidencias

  3. Pingback: Efectos de la auto-supervisión en la lectura | Comprensión lectora basada en evidencias

  4. Pingback: Lecturas repetidas: ¿una práctica recomendable? | Comprensión lectora basada en evidencias

  5. Pingback: Intervención en alumnos de secundaria con dificultades de lectura | Comprensión lectora basada en evidencias

  6. Pingback: El coeficiente de correlación como tamaño del efecto | Comprensión lectora basada en evidencias

  7. Pingback: La lectura dialógica con niños pequeños | Comprensión lectora basada en evidencias

  8. Pingback: La d de Cohen como tamaño del efecto | Comprensión lectora basada en evidencias

  9. Pingback: Los efectos positivos de leer en voz alta a alumnos con dificultades de aprendizaje | Comprensión lectora basada en evidencias

  10. Pingback: Pasear por el parque podría ayudar a los niños con déficit de atención a concentrarse « Tratamiento educativo del TDAH

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s